Hands holding the bars

El instructor físico Anderson José Estaba (30) habría sido asesinado por otros presos mientras se encontraba detenido en un calabozo de la División Antiextorsión y Secuestros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en El Hatillo.

Este viernes sus familiares realizaban los trámites en la morgue de Bello Monte para retirar el cuerpo y darle cristiana sepultura. El resultado de la autopsia no estaba listo aún, pero presumen que fue atacado a golpes.

El entrenador tenía un año y 44 días privado de libertad, acusado de un homicidio ocurrido en su comunidad. Vivía en el kilómetro 1 de la carretera Petare-Guarenas. Estaba llevaba una vida normal, atendiendo a sus clientes, hasta el día en que llegó la policía al gimnasio de la Universidad Metropolitana, y lo detuvo. Solamente le dijeron que estaba solicitado por un tribunal

Leer más en: EU 

Comments

Dejar una respuesta