El papa Francisco lanzó desde Panamá un duro reproche a los “muros invisibles” que dividen a la sociedad entre “buenos y malos”, durante una visita a un centro de reclusión de menores este viernes.

Su mensaje resuena justo cuando caravanas de centroamericanos castigados por la violencia y la falta de oportunidades desafían el empeño del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de levantar un muro en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal.
Conmovido, el pontífice escuchó el testimonio de Luis, quien le compartió su sueño de ser un chef internacional una vez termine de pagar su pena por un delito no especificado. “No hay palabras para describir la libertad que siento en este momento”, le dijo el muchacho, detenido desde 2016.

Francisco, quien llegó este miércoles a Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud, cuestionó en su mensaje los “rótulos y estigmas” y la “cultura del adjetivo” que descalifica de una “vez para siempre”.
Leer más en: EU 
Comments

Dejar una respuesta