A pocos días de las elecciones, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que Estados Unidos elegía entre un candidato “muy, muy malo” y otro “muy, muy peor”.

No especificó si Donald Trump era el “malo” o el “peor”, pero la administración del republicano posiblemente cambie la tensa relación de Venezuela con Estados Unidos, rival político pero importante socio comercial.

Aunque a estas alturas es imposible saber cuál será el impacto que tendrá la llegada de Trump a la Casa Blanca el 20 de enero, sus promesas de campaña permiten avanzar el impacto que podría tener en Venezuela, un país que está sufriendo una grave crisis política y económica.

“Peor de lo que están (las relaciones) no puede ser”, dijo a BBC Mundo Edmundo González, exembajador de Venezuela y ahora analista internacional.

El experto recordó que desde hace más de cinco años no hay embajadores en Caracas y en Washington, y apenas hay cooperación.

Por lo tanto, cualquier cambio en uno de los dos países puede tener consecuencias de distensión o de agravamiento del desencuentro.

La política y la economía son los ámbitos donde más se puede llegar a sentir en Venezuela el triunfo de Trump, decidido a romper con los ocho años de gestión del demócrata Barack Obama.

Política

En el mismo acto de campaña en el que Maduro criticaba a Trump y a su rival, la derrotada Hillary Clinton, el presidente de Venezuela dijo que Obama estaba “obsesionado con destruir Venezuela”.

El oficialismo venezolano acusa a Estados Unidos de apoyar lo que considera son intentos de la oposición por desestabilizar el país e incluso de fomentar un golpe de Estado, así como una “guerra económica” contra el país.

La oposición culpa al gobierno de la crisis y está promoviendo un proceso de referendo revocatorio que se encuentra suspendido y que ha sido respaldado por Washington.

La retórica agresiva, sin embargo, no impide los gestos conciliadores. El 31 de octubre visitó Venezuela Thomas Shannon, experimentado diplomático enviado del Departamento de Estado.

Y el martes, confirmado el triunfo de Trump, el gobierno de Venezuela anunció una conversación telefónica entre el secretario de Estado, John Kerry, y el presidente Maduro.

Según el comunicado, Maduro “insistió al secretario Kerry en la necesidad de establecer y dejar una agenda de trabajo positiva para la próxima administración”.

Lea el articulo completo en: BBC Mundo

Comments

Dejar una respuesta