A closed store shows a sign which reads "closed for lack of staff" in Caracas, on October 28, 2016. Venezuela's opposition sought to pressure President Nicolas Maduro on Friday with a strike, which he threatened to break with army takeovers of paralyzed firms. The strike risks exacerbating the shortages of food and goods gripping the country, but it seemed to be only partially observed on Friday morning. / AFP PHOTO / RONALDO SCHEMIDT

Las primeras 24 horas del paro cívico convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) reflejaron diferentes matices en la ciudad .

El panorama de la urbe se mostró dividido; en el este predominó el cierre de las principales vías y calles y en el oeste, se registró una dinámica mayor comparable con la de una jornada sabatina.

En un recorrido realizado por los municipios Chacao, Baruta y Sucre, se observaron barricadas elaboradas con escombros de todo tipo y grupos de vecinos que se unieron al paro, de forma activa como medida de protesta en contra del actual Gobierno. Impidieron el paso vehicular a través de cercas improvisadas y barreras difíciles de remover.

Las avenidas Francisco de Miranda, Principal de Las Mercedes, Principal del Country Club, Río de Janeiro, Caurimare y San Ignacio, así como El Rosal, Los Ruices, Santa Fe, Terrazas de El Ávila, La Urbina, Horizonte y El Marqués fueron los sectores en donde el cierre de las vías y el paro laboral fue más intenso.

En cambio, en el municipio Libertador el llamado a paro no se acató en su totalidad.

Alejandra Barrios, habitante de Santa Inés, tomó sus previsiones; desde el martes en la noche decidió pernoctar con su esposo y sus dos hijos en casa de su suegra en Las Acacias para poder movilizarse. “En el paro del pasado jueves no pudimos salir ni a la esquina, porque por Baruta todo estuvo cerrado y el Libertador no. Esta vez fueron menos los trancazos” expresó al evaluar la jornada.

Urbanizaciones como Catia, El Paraíso y Candelaria, avenidas Fuerzas Armadas, Victoria y las inmediaciones de la plaza Bolívar, estuvieron concurridas y los comercios de la zona abrieron sus puertas, tal como lo aseguró Clairet Palacios, quien es dueña de un establecimiento de comida rápida en el centro. “Hoy he vendido más que otros días porque nos han visitado personas del este de la urbe” dijo.

Transporte público

Aunque Fedetransporte informó la decisión de los choferes a nivel nacional de unirse al paro cívico, líneas de conductores de la Gran Caracas prestaron servicio regular.

Patricia Martínez, vecina de Plaza Venezuela, explicó que pudo trasladarse a su trabajo, ubicado en el centro de Caracas sin ninguna novedad, no como el jueves pasado que el transporte paró.

Miembros de las asociaciones de conductores del oeste, indicaron que durante la jornada operó el 70% de las unidades disponibles en el sector.

EL UNIVERSAL

Comments

Dejar una respuesta