La Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin) denunció este viernes ante la Defensoría del Pueblo la situación que presentan diversos venezolanos con enfermedades crónicas que no han podido acceder a su tratamiento debido al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos (EEUU).

 La presidenta de la institución para los derechos humanos, María Eugenia Russián hizo entrega de una carta al Defensor del pueblo, Alfredo Ruíz, donde reitera el llamado al cese de las medidas coercitivas que afectan la vida de niñas y niños venezolanos que esperan un trasplante a través de los programas sociales que mantiene el Estado venezolano mediante Pdvsa.  

Leer más en: EU 

Comments

Dejar una respuesta