Hoy el Tribunal General de la Unión Europea falló en contra de Nicolás Maduro y reiteró la validez del embargo de armas impuesto en 2017. El lunes se reúnen los cancilleres de la OEA para invocar el TIAR en contra del régimen de Maduro. Iván Duque expondrá en Naciones Unidas una batería de pruebas que constata la alianza de Maduro con las FARC y el ELN. La UE también lo sacudirá con nuevas sanciones, así lo prometieron si fracasaba la negociación facilitada por Noruega. Y se adelanta además la conformación de una Comisión de Investigación desde el Consejo de Derechos Humanos de la ONU tras el Informe Bachelet.

Nicolás Maduro y su régimen notan la oscuridad. Es realmente un “septiembre negro”. La diplomacia internacional está activada al máximo para estrecharle el cerco político y financiero como medida para lograr su salida del poder.

Son cuatro tormentas las que se le vienen a Maduro en pocos días y carece de oxígeno para enfrentarlas. Son cuatro frentes abiertos por donde lo sacudirán y desde donde podrían activarse más sanciones políticas y económicas.

Aunque la pesadilla de Maduro es la supuesta intervención militar en Venezuela promovida por los Estados Unidos y Colombia, la Casa Blanca ha dicho que no está contemplada la medida y ha reiterado, junto con los cancilleres de la OEA a favor del TIAR, que se busca la salida “pacífica y negociada”.

Hoy el Tribunal General de la UE falló en contra de Maduro y su régimen. Declaró no ha lugar los recursos que el régimen planteó en 2018 para frenar el embargo de armas que la UE había aprobado para evitar que continúe reprimiendo a los venezolanos.

Primera tormenta: El TIAR en la OEA

El próximo lunes se reúnen en Nueva York los cancilleres de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Honduras, Haití, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Paraguay, República Dominicana y la propia Venezuela representaba por la delegación del gobierno de Juan Guaidó, presidente encargado, para invocar la activación definitiva del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Así lo confirmó el embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos.

El principal objetivo es “tomar la decisión de invocar el Tratado y a partir de ahí poder tomar las decisiones respectivas frente a las sanciones… de ninguna manera quiere decir que se apruebe el uso de fuerza militar”, comentó el Santos.

Leer más en: VAD

Comments

Dejar una respuesta