El darwinismo social que por años ha obligado a los venezolanos a hacer uso de sus fortalezas para sobrevivir en Venezuela tiene una nueva faceta, se trata nada más y nada menos que de la obtención de los devaluados bolívares que hace ya bastante tiempo perdieron el adjetivo de fuerte. Conseguir un cajero con efectivo en alguna calle de Caracas se ha convertido en una verdadera proeza, si hablamos de fines de semana concretar esta misión resulta propia de récord Guinness.

Resultado de imagen para Escasez de efectivo

La situación que viene afectando al país, con crecimiento progresivo desde diciembre de 2016, inició cuando el presidente de la República, Nicolás Maduro, decretó la salida de circulación del cono monetario, vigente hasta entonces, sin que hubieran llegado al país los nuevos billetes que entrarían en circulación.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=5cOMcLqhyf0?feature=oembed]

Ocho meses después, con la inflación galopante haciendo su trabajo, la crisis ha empeorado obligando a banco a limitar el despacho por taquilla a entre Bs. 20.000 y 30.000 a diario. En el caso de los cajeros automáticos, no suelen llegar con efectivo al final del día, pese a que muchas entidades han restringido el retiro de dinero solo para sus propios clientes.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=wvwVhMW_d-8?feature=oembed]

Ante esta situación, la viveza criolla ha desarrollado un nuevo mercado negro que no es otro que el cobro de comisiones por la entrega de efectivo. El gobierno haciendo caso omiso a esta realidad, en lugar de tomar medidas para acabar con las mafias de los billetes, por medio de la Supertindencia de Bancos (Sudeban), ordena a cadenas de farmacias y supermercados suspender los “avances de efectivos” que hasta hace poco ayudaban de cierta forma a palear la crisis.

Colas por productos básicos se mudan a cajeros electrónicos

En el país de las colas por productos básicos han pasado a ser normales largas filas en los sitios donde están ubicados cajeros electrónicos. Un venezolano cualquiera puede pasar en promedio entre 30 minutos y 1 hora para obtener dinero físico, siempre y cuando no sea hora pico, viernes o día de quincena.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=V-Ap6EWcuCc?feature=oembed]

En un recorrido por las entidades financieras, públicas y privadas, ubicadas en el Centro Comercial Centro Plaza, la mañana del pasado viernes se pudo evidenciar que solo uno de los bancos del Estado estaba dispensando dinero. En el resto de los bancos, la escasez de personas en los cajeros daba por entendido que se ya al medio día se había acabado el dinero que se suponía debía cubrir todo el fin de semana.

Bs. 10.000, es el monto máximo que dispensan algunos cajeros automáticos a sus propios clientes. Entiéndase que este monto puede equivaler a una sola comida en la calle. En el peor de los casos, hay firmas bancarias que solo permiten retirar entre Bs. 600 y 5000. Teniendo en cuenta que con  Bs. 600, no se podrá adquirir ni un Bolibomba (reconocido chicle venezolano), producto más barato que se consigue en kioskos, ni costear tres pasajes de transporte público que ya supera los Bs. 250 y 300 en algunas rutas.

¿La razón de la escasez? ¡Hecho en socialismo!

Alfonso Marquina, presidente de la Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional, asevera que este el único responsable de este problema tan complejo es Nicolás Maduro y su gobierno. “El gobierno lejos de resolver el problema lo que ha venido haciendo es agravarlo (…) el nuevo cono monetario no termina de llegar, los venezolanos no sabemos realmente cuantas piezas tenemos, por lo tanto no tenemos conciencia plena de cuál es la masa monetaria circulante que hay actualmente en el país”, explicó el parlamentario en exclusiva para Venezuela al Día.

Al diagnóstico de Marquina, una alta fuente de un importante banco privado sostiene que las entidades se ven obligados a limitar el límite de operaciones como un mecanismo de ahorro que le permita tener la liquidez suficiente para los días 19, 20 y 21 de cada mes, fecha en que los pensionados venezolanos acuden a retirar su dinero.

La fuente que prefirió declarar a Venezuela Al Día desde el anonimato explica que en el país hay en promedio un millón y medio de pensionados, y pese a que 70% de estos cuentan con tarjetas de débito, al menos 600.000 adultos mayores acuden religiosamente a retirar todo el monto de la pensión en efectivo. “El banco debe tener entre 4 y 5 días de reserva pagarle a todos”, subraya.

Como “un problema con múltiples aristas”, lo define el funcionario, quien a este panorama suma la disponibilidad de cajeros automáticos. En tal sentido, comenta que de los 9.000 cajeros automáticos que hoy funcionan en el país, la banca pública cuenta solo con 2.000 pero ofrece tarjetas de débitos a un número mucho mayor de usuarios que finalmente debe asumir la banca privada.

Como ejemplo de lo que plantea, narra la fuente que el Banco Socialista tiene 100 cajeros automáticos, de los cuales 75 están en bases militares, y tiene 3.000.000 de tarjetas en la calle. Por otro lado, ejemplifica esto con la situación actual del Banco de Venezuela, entidad que dispone de 2000 cajeros pero solo tiene operativos entre 800 y 900“Cuando se ve la desproporción que existe, la banca privada mensualmente debe asumir 8.000.000 de transacciones de la banca pública”, apunta.

Inflación hace “polvo cósmico” los bolívares

La advertencia de que harían polvo cósmico al dólar paralelo quedó solo en promesa, lo que si se ha devaluado drásticamente es el bolívar. A juicio del parlamentario por el estado Lara, las erradas políticas de Nicolás Maduro han hecho que el poder adquisitivo del nuevo cono monetario haya sido pulverizado por la inflación ocasionada por este“desgobierno”.

Solo para poner un ejemplo, Marquina sostiene que con el billete de mayor denominación, Bs. 20.000, en enero se podía comprar 166 kilos de arroz, cuando estaba a Bs. 120, mientras que hoy con el mismo billete se puede comprar un solo kilo de arroz que, según precio oficial, equivale a Bs. 17.000. Agrega que esto obliga al ciudadano común, para hacerle frente a sus gastos cotidianos, a requerir mayor cantidad de papel moneda y lamentablemente ese papel moneda no está disponible en el mercado.

El portavoz no oficial del banco privado, en el mismo orden de ideas, explica con números en manos que la voraz inflación ha puesto a los cajeros automaticos a dispensar una miseria. “En 2014 los ciudadanos podían retirar el equivalente a un salario y medio; mientras que en 2015 1.25%, el salario era Bs. 10.000 y los bancos te daban hasta15.000 bolívares con la tarjeta de débito. Hoy en día los bancos estamos dispensando apenas 7% del salario mínimo. Sino existieran las restricciones de efectivo, deberían estar entregando 300.000 bolívares por cajero automático”, recalca.

Bancos pagan los platos rotos

El mismo declarante asegura que desde la entrada en vigencia del nuevo cono le fueron retiradas las competencias de distribución de efectivo al Banco Central, asumiéndolas el Ministerio de Interior y Justicia. Si bien reconoce que estos pueden garantizar el traslado de las valijas, enfatiza en que no tienen la más mínima idea de tema de reposición de efectivo.

Al respecto, cuenta que en una oportunidad se le asignó a Banesco para el estado Delta Amacuro la cantidad de efectivo para cubrir tres años de una entidad en la que solo cuentan con tres oficinas comerciales“Fue una cosa absurda, ni siquiera cabía en las oficinas. ¿Qué pasó? que el banco tuvo que asumir el costo de traer ese efectivo a Caracas, y por cada camión que enviamos el servicio Panamericano, además de la tarifa fija por conteo y preparación de valijas, cobra 2% del monto trasladado, cantidad de dinero que deben asumir los bancos por la ineficacia del gobierno”, agrega.

Viveza criolla se inventa nuevo guiso con los billetes

Sobre este tema, Marquina alerta que la gran escasez de papel moneda han hecho que surjan especuladores que cobran hasta entre 20 y 25% por el dinero en efectivo, “es decir, tu para poder adquirir efectivo, terminas en las fauces de los especuladores pagando una comisión”, dice.

El experto en finanzas de la entidad privada dice que en zonas como la Guajira, donde por ser frontera, no se permite que se lleven billetes del nuevo cono para evitar “el contrabando de extracción” cobran el 10% del valor del nuevo billete. “En La Guajira, zona de nadie, donde no hay punto de venta, no hay una oficina bancaria, todo se maneja a punta de efectivo, y la mayoría de las cosas que pasan allá arriba es contrabando: dinero, gasolina, droga, y todo se maneja en efectivo”, suma.

Asimismo, este trabajador del sector financiero dice que ha comenzado a surgir en las colas de los bancos bandas de ancianos que cobran diversos porcentajes por el cobro de cheques de altos montos. Esto pasa a raíz de la providencia de la Superintendencia de Bancos que obliga a las entidades a pagar todo lo que requieran adultos mayores y discapacitados.

Adiós a los avances de efectivo

Quien asegura que los bancos están realmente desesperados por la mala planificiación de las autoridades en el poder para gestionar eficazmente el efectivo, lamenta que se haya suspendido lo que se conoció como “avances de efectivo” en algunas cadenas de farmacias y supermercados. “Esa era la forma legal de los comercios de sacar efectivo ahorrándose así el costo de la recogida, además se hacía con cadenas respetables, que sabíamos que la fiscalización es tan precisa que no se iban a poner a estar revendiendo el efectivo. En contraposición ahora solo quedaron comercios de chinos y el sector informal haciendo negocios con el efectivo”, dice.

Por su parte, Marquina dice que la medida oficial obedece a más de lo mismo que siempre ha hecho el gobierno: lejos de buscar soluciones lo que hace es complicarlo. “En la economía formal ese cobro de comisiones era inexistente, pero la economía informal si hacen de las suyas y el gobierno no hace nada para atacar el bachaqueo, ni al especulador, que hoy está desangrando al pueblo de Venezuela”, precisa.

Casa de la Moneda como jarrón chino

Al ser consultado sobre la operatividad de la Casa de la Moneda, institución dependiente del Banco Central de Venezuela encargada de la acuñación de monedas y la impresión de billetes de curso legal en Venezuela, el legislador comenta que la información que manejan es que como todo lo que toca el gobierno de Nicolás Maduro lo ha destruido. “Así como han destruido la industria petrolera, aparentemente con la Casa de la Moneda han hecho exactamente lo mismo”, declara.

Mantiene que antes Venezuela tenía equipos de punta, de alta tecnología que les permitía emitir su propio papel moneda con los requerimientos y estándares de seguridad de los más avanzados del mundo, mientras que hoy en día, ese papel moneda debe ser comprando en el extranjero. Al respecto, Marquina denuncia que esto pareciera hacerlo adrede el gobierno debido a que hacer el papel moneda en Venezuela genera un ahorro importante para la República y da más fuentes de trabajo; mientras que “comprarlo afuera deja jugosas comisiones en dólares para los bandidos que hoy dirigen el gobierno venezolano”.

VAD

Comments

Dejar una respuesta