Detección de estupefacientes y psicotrópicos, rescate de personas, exhibiciones y talleres en instituciones educativas son algunas de las capacidades que cumple la Brigada Canina de la Policía de Miranda, unos héroes en cuatro patas que combaten el delito desde 1996.

El jefe encargado de esta área, el oficial jefe Jager Ñañez, explica que un total de 15 policías con 15 perros y unidades policiales están dedicados a prestar servicio comunitario, con la finalidad de generar tranquilidad y protección a los ciudadanos de la entidad regional, reseñó el Instituto Autónomo de Policía del Estado Miranda (IAPEM) en una nota de prensa.

El cuerpo de seguridad destaca que la Brigada Canina, no solo ayuda a combatir los hechos delictivos en las comunidades, sino que también ayuda establecer vínculos con los mirandinos y la lucha contra la criminalidad.

El entrenamiento de los ejemplares se realiza en el Campo de Polo ubicado en la urbanización Club de Campo en San Antonio. Allí los caninos desarrollan sus habilidades desde que cumplen seis meses de vida, cuando comienzan a tener contacto con sustancias psicotrópicas, juguetes, mordedores, prácticas en rampas de saltos, entre otros.

Los perros son sometidos al entrenamiento tres veces por semana, divididos en cuatro módulos de trabajo de 20 minutos con cada uno de ellos.

Estos módulos se divide en: “Rastro”, aquí se les enseña todo lo relacionado a la detección de narcóticos. Luego viene el apartado denominado “Obediencia”, en el cual se aplican ejercicios para explotar sus condiciones físicas y cualidades generales.

La siguiente fase es la “Protección”, es aquí donde el perro trabaja en la búsqueda de delincuentes fugitivos, localización de personas atrapadas o escondidas y su manera de penetrar en espacios abiertos o de difícil acceso.

Por último, se entrena las “Maniobras Verticales” con la ayuda de los Bomberos de Miranda para las técnicas de descenso y ascenso con los ejemplares durante cualquier operativo.

La Policía de Miranda afirmó que siempre se encuentran actualizando sus conocimientos en el tratamiento de los animales. Resaltaron, que en todas las actividades de entrenamiento lo que más se fortalece es el olfato, señalan que sin esta característica los sabuesos no podrían ejecutar sus labores con la eficiencia acostumbrada.

CARAOTADIGITAL

Comments

Dejar una respuesta