Fotografía Archivo

La concentración inició formalmente a las 10:00 a.m., pero muchos otros llegaron en la madrugada. Algunos sufren de cáncer, otros de problemas renales.

Lo único que no varía en la vida de estas personas es la necesidad de respuestas y la posibilidad de morir.

Francisco Valencia director de Codevida dirigió la concentración y asumió la vocería de la manifestación. Sin embargo luego de horas de espera a las 11:30 de la mañana los autoridades del ministerio anunciaron a Valencia que no los atenderían, tras falsas promesas minutos antes.

Hernández no aguantó y se quitó el pantalón frente a las cámaras de televisión, para mostrar el pañal desechable que usa diariamente. No puede costearse el costo de un paquete con seis unidades. “Tengo que lavarlo y usarlo de nuevo”, gritaba con rabia el hombre mientras mostraba la sonda conectada a sus genitales, cuya bolsa estaba guardada en uno de los bolsillos del pantalón.

“¡¿Qué vaina es esta?! ¿Cómo es posible que me den éste papel para que busque mis medicinas? Esto es una burla ¡Queremos pañales, sondas, más nada!”, Hernández rompía una hoja de cuaderno en la cara de uno de los miembros de seguridad del ministerio ante la indignación y la falta de respuestas.

La manifestación también contó con trasplantados y familiares de estos, quienes urgieron al gobierno de Nicolás Maduro reanudar los programas de trasplantes de Venezuela, que tienen un año paralizados.

“Van seis personas que han muerto este año por falta de medicamentos”, denunció Reymer Villamizar, director de Amigos Trasplantados Venezuela sobre las consecuencias que genera a los pacientes esta suspensión oficial.

No es la primera vez que les niegan sus pañales, según Jenmariel Rodríguez de 26 años, madre de una niña paralítica y muda de cuatro años. Acude al ministerio todos los martes, pero desde hace poco más de un mes no le proveen los insumos que necesita para su pequeña. A pesar de sufrir de la cervical carga con su hija para todos lados.

Va al ministerio todas las veces que sea posible, pero consideró como una “burla” que los engañen semana tras semana. Dicha espera provocó que los ánimos se caldearan, y más cuando los funcionarios ministeriales negaron atender a los manifestantes respondiendoles que no tienen insumos.

Algunas personas como Elizabeth Salazar permanecerán en su sitio de protestas “Luego que esté en un ataúd no podré protestar, así que de aquí no me muevo”. A ella le dijeron que no le podían garantizar los medicamentos para combatir el cáncer de mama con metástasis que padece. Acusó a trabajadores del ministerio de robar el dinero con los que el gobierno debería comprar las medicinas, sin embargo sigue de pie a pesar de los dolores que siente “No aguanto pero tengo que luchar por mi vida y la de los míos”.

Por otra parte Valencia le pidió a Nicolás Maduro y al ministro, Luis López que dieran la cara ante una serie de mentiras que atentan contra la vida de miles de pacientes a nivel nacional.

Fuente:El Estímulo

Comments

Dejar una respuesta