Un hombre sufrió un gran susto cuando caminaba por una de las pasarelas de vidrio construidas en la ladera de una montaña de Taihang Este, en China, cuando al pisar una de las placas esta comenzó a fragmentarse.

El sujeto cayó al piso y comenzó a gritar por el miedo, luego se percató de que era una broma de la empresa que construyó la estructura.

Los paneles eran pantallas que, cuando sentían el paso de una personas, parece un vidrio rompiéndose.

La estructura de cristal fue construida a 1.180 metros de altura del suelo.

https://www.youtube.com/watch?v=f7Q_MDWrMeE

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta