El vuelo que llevó a Shakira Gerard Piqué a Argentina, para acudir a la boda de Leo Messi y Antonela Roccuzzo estuvo de lo más animado. La cantante y el futbolista del Barcelona cogieron un avión el viernes para poder llegar al enlace. Nada hizo presagiar a la artista colombiana la sorpresa que iba a tener a bordo, publica Hola

Durante el vuelo, muchos pasajeros se percataron de la presencia de Shakira en el viaje y no dudaron en hacerse fotos con ella. Sin embargo, un miembro de la tripulación de la compañía área quiso ir más allá y, en un momento del viaje y ante el asombro generalizado, una azafata bailó delante de ella la famosa coreografía del Waka Waka mientras sonaba la canción en el avión.

El baile de la azafata provocó que el resto de usuarios se levantaran e inmoratlizaran el momento con sus móviles. Otros, no dudaron en bailar al son de la música y la propia Shakira, que no salía de su asombro con la divertida escena, rebuscó en su equipaje de mano su teléfono para grabar el momento. Al finalizar su actuación, todos los pasajeros aplaudieron y Shakira abrazó a la asistente de vuelo.

Una vez en tierra Piqué y Shakira fueron al enlace del astro argentino del fútbol (fueron los últimos en llegar y no desfilaron por la alfombra roja) y el estilismo de la colombiana dio mucho que hablar. Shakira eligió un vestido negro con bastantes transparencias, un diseño que ya lució en un shooting realizado para la edición italiana de una revista de moda hace un mes. Se trata de un modelo de la firma española Yolanda Cris y, según lo definen en su página web, se trata de un “vestido de noche negro con transparencias bohemias, todo en tul. El corpiño de este vestido tiene una trenza hermosa hecha manualmente con las rayas del valencienne y una falda gipsy floja con las transparencias y los cordones negros”. La artista combinó este estilismo con un semirecogido alto y tirante en la parte superior que culminaba en una coleta.

LA PATILLA

Comments

Dejar una respuesta