Este jueves, se realizaba un juicio contra dos acusados de un doble asesinato realizado con una rifle de asalto el año pasado, todo el proceso se seguía normalmente cuando de pronto el padre de una de las víctimas no soportó oír una decisión del juez. El hecho ocurrió en un tribunal de Ucrania.

La policía del lugar informó que el juez del caso acababa de postergar la audiencia y el enojado padre, sacó de sus bolsillos dos granadas y las tiró en en la sala en la que se encontraban.

El fuerte estallido provocó la instantánea muerte del padre e hirió a uno de los acusados del doble asesinato, que luego fallecería en el hospital debido a sus graves heridas.

Otras diez personas, entre acusados, guardias de seguridad y empleados,  terminaron heridos por la explosión, según relata la vocera de la región ucraniana de Dnipropetrovsk, Hanna Starcehva.

a

2

 

LA REPUBLICA
Comments

Dejar una respuesta