Un total de 17 casos de delitos financieros se reportaron durante septiembre de este año, según el más reciente informe del Observatorio del Delito Organizado, correspondiente a septiembre de 2017.

En la región capital se registraron cinco casos y tres en el estado Miranda.

El resto de los casos se distribuyó entre tres reportes en el estado Bolívar; dos en Aragua y cuatro computados, a razón de uno por entidad federal, entre Anzoátegui, Delta Amacuro y Nueva Esparta.

En cuanto a la clasificación: diez casos corresponden a estafas a personas, cinco a reportes de fraude electrónico y dos casos de fraude a compañías.

En nombre del Estado. En 6 de los 17 casos recabados se determinó que los actuantes eran hombres de entre 25 y 54 años de edad, que se hacían pasar por empleados públicos para ofrecer productos y programas sociales del Estado como Mi Casa Bien Equipada, vehículos y combos de comida a través de los Clap.

Motivados por las necesidades económicas de las familias, los costos elevados de los productos de consumo y de bienes en el mercado y de las políticas que incluyen los programas preferenciales del gobierno, estos estafadores solían embaucar a las víctimas ofreciéndoles acceso a los productos con mayores ventajas y a bajos costos, con garantía de entrega inmediata.

En su mayoría, los servicios se promovían a través de redes sociales o páginas de ventas por Internet, mientras que la cancelación de los bienes se realizaba a través de transferencias bancarias para evitar el contacto personal. Una vez concretado el negocio, la espera se prolongaba indefinidamente y las víctimas nunca recibían lo acordado.

Locales y establecimientos comerciales, en cambio, fueron estafados con personas que usaban la indumentaria que los acreditaba como funcionarios del Seniat, para solicitarles o –en algunos casos– decomisarles mercancía. Para ello utilizaban órdenes falsas de compras con logos y membretes del organismo.

El informe de delito organizado también hizo referencia a una banda conocida como “Los Exprés”, cuyos integrantes actuaban como funcionarios de la Gobernación de Miranda con el propósito de ofrecer eventos en nombre de la institución.

Para ello ordenaban cuantiosos pedidos a empresas de comida rápida que pagaban con cheques sin fondos a través de cajeros automáticos. Entre otros pedidos, solicitaban artículos de alimentación y de higiene personal, automóviles y en algunos casos pedían dólares y pasajes aéreos nacionales e internacionales.

Telefonía. Los cambios de routers y líneas telefónicas también figuraron en la lista de hechos recabados. Igualmente, el estafador utilizaba la figura de funcionario adscrito a Cantv y, por cada servicio, cobraba altas sumas de dinero sin concretar la entrega de equipos solicitados.


Dato

La banda denominada Los Clandestinos, de Aragua, ofrecía vehículos a través de pautas publicitarias fraudulentas

Comments

Dejar una respuesta