Fotografía Archivo

El hombre había emigrado de Venezuela junto a su esposa, se encontraban en Perú buscando mejores oportunidades, pero a tan solo dos meses de haber llegado al país inca consiguió la muerte por las precarias condiciones de seguridad con las que trabajaba.

“No es la primera vez que colocaba antenas. El señor siempre lo buscaba para colocar antenas. Él trabajaba con eso, esa era su experiencia, pero yo pensaba que él tenía seguridad, protección, pero nada. Al parecer llegó aquí y no tenía nada de eso” declaró la viuda al canal local Sol Tv.

García emigró con experiencia en el área de telecomunicaciones, en búsqueda de las oportunidades que en Venezuela debido a la crisis no tenía. Tomó un riesgo que por necesidad tal vez no vio y aceptó, pero la muerte lo sorprendió.

Fuente: Caraota Digital

Comments

Dejar una respuesta