Un insólito hecho fue registrado en el pueblo de Mthayisi, al sur de Sudáfrica. Y es que según reveló el Daily Mail, una mujer que llevaba diez días de fallecida, dio a luz a un pequeño bebé antes de ser enterrada.
Todo hace indicar que la acumulación de gases en su interior forzó la salida del bebé que esperaba. Cabe precisar que el pequeño nació sin vida.
Este hallazgo se dio mientras personal del cementerio rondaba el lugar. “El bebé estaba muerto. Estábamos tan conmocionados y asustados que ni siquiera tuvimos tiempo de mirar el sexo del bebé”, explicó el jefe de la funeraria a medios locales.
A su vez, aseguró que en los 20 años que lleva en el negocio, jamás había visto algo parecido.
De otro lado, según explicaron los médicos, es posible que este hecho se diera por qué una acumulación de bacterias en el cadáver lo que causó que el cuerpo explotara y expulsara al bebé.
El fenómeno se conoce como “extrusión fetal post mortem”, es una patología que se da cuando el cuerpo se descompone y se comienzan a liberal los gases de su interior.
Recordemos que no existen casos registrados de bebés que hayan salido vivos luego de este proceso, pero sí de fetos expulsados en situaciones similares.
Comments

Dejar una respuesta