Familiares de Lisbeth Ramírez, asesinada el pasado 15 de enero durante el operativo extrajudicial contra el ex inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Óscar Pérez, exigieron la exhumación del cuerpo de la joven para verificar las pruebas con la versión oficial.

Los padres y hermanos de la joven enterrada en San Cristóbal explicaron que elaborarán un expediente que será llevado a instancias internacionales apoyados en Walter Márquez, ex embajador de Venezuela en India, para esclarecer el caso en el que murieron otras seis personas en El Junquito.

El operativo contra el ex piloto del Cicpc y compañeros generó el rechazo de la comunidad internacional tras la serie de denuncias de violaciones a los derechos humanos en contra del régimen de Nicolás Maduro.

Al momento de la muerte de Ramírez, sus familiares desconocían que la joven se encontraba en la capital venezolana.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta