Los tiros se escucharon en varias calles. Era el tercer hecho violento que ocurrió en menos de dos semanas en el centro de San Félix, en el estado Bolívar. El cuerpo de Anderson Misael Guevara Seijas, de 27 años, quedó tendido en el pavimento, mientras que un niño de ocho años resultó herido.

Las actividades comerciales han disminuido más de 40%; la afluencia de compradores también se ha reducido. Uno de los comerciantes explicó que la presencia de los colectivos en la zona no es nueva.

“Ellos en principio, surgieron como una alternativa para cuidar los negocios formales y la mercancía de los informales y ‘bachaqueros’. En el caso del mercado de San Félix, quienes iniciaron con esto fueron los jóvenes del sector La Grúa, barrio cercano al mercado. Con la llegada de ellos los índices delictivos disminuyeron y el modus operandi de esta organización era cuidar las instalaciones del mercado por las noches para evitar los hurtos a los negocios”, destacó el comerciante.

Explicó que el modus operandi de los sujetos es cobrar diariamente a quienes son comerciantes informales y semanalmente a quienes tienen su negocio establecido, específicamente todos los sábados.

“En sus inicios estos linchaban o le daban una ‘tunda’ a quien encontraran robando, asaltando o cometiendo algún hecho delictivo en este perímetro, haciendo sentir medianamente seguros a los comerciantes. Pero con el pasar del tiempo esto cambió y los robos volvieron a su apogeo, generando malestar entre los adjudicatarios”, destacó el trabajador.

Otros aseguran que los colectivos pertenecientes al sector La Grúa cometen atropellos constantes contra los vendedores informales, quitándoles parte de la mercancía para el consumo diario de ellos.

Un cobro constante

Los comerciantes explicaron que los colectivos de La Grúa cobran a los vendedores informales un monto diario que supera a la cifra exigida por los grupos más nuevos que están en el lugar. A pesar de que los precios del segundo grupo son más bajos, la situación ha generado disputas por el control del territorio

“Por el momento, los nuevos solo se están limitando a cobrar la vacuna. No han generado atropellos. Pero las constantes disputas con los jóvenes de La Grúa han causado zozobra tanto en los comerciantes como en clientes. Porque mucha gente viene a comprar con temor, y lo mismo sentimos quienes estamos detrás del mostrador (…) tenemos miedo de quedar en medio de la línea de fuego”, destacaron los afectados.

A pesar de que en dicha zona comercial hay un comando del Destacamento de Seguridad Urbana (Desur) perteneciente a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), los comerciantes y clientes afirman que no sentirse seguros, ni contar con el apoyo de los castrenses ante las situaciones que se les han presentado desde hace varios meses.

Por los hechos violentos ocurridos en el Centro de San Félix tampoco ha habido pronunciamiento por parte de las autoridades regionales-gubernamentales y municipales.

Fuente: El Nacional

Comments

Dejar una respuesta