El hecho se registró el domingo 23 de abril, cuando el mandatario nacional transmitía su programa desde el Parque Nacional Waraira Repano. José Ángel Guaicurva estuvo detenido durante tres horas en la Comandancia de Maripérez en Caracas. Fue liberado tras el anuncio de una protesta vecinal

La Guaira.- José Ángel Guaicurva Sanabria tiene 24 años. Es oriundo de Galipán, el sector turístico y agrícola anclado en la cara norte del cerro El Ávila. Trabaja de lunes a viernes en la empresa que desarrolla el proyecto de reactivación del sistema teleférico desde Macuto hasta el Hotel Humboldt.

Los fines de semana es ayudante en uno de los quioscos turísticos que funcionan en la montaña. El domingo 23 de abril, Guaicurva vio la oportunidad de conocer a un personaje que admira: el presidente Nicolás Maduro, quien haría su programa “Los domingos con Maduro” desde la estación final del Sistema Waraira Repano. El joven quiso acercarse, pero unas cintas de seguridad y los vigilantes se lo impidieron.

Lea también Dos personas con Trastorno del Espectro Autista fueron detenidas en Nueva Esparta y Falcón

Como buen baquiano, Guaicurva conoce todas las picas de la zona y decidió adentrarse en ellas para llegar más cerca de donde el mandatario nacional haría la transmisión.

A escasos metros de cumplir su cometido fue interceptado por integrantes de Casa Militar. Lo golpearon y arrastraron por la montaña. Lo ahorcaron para que dijese qué hacia allí. Lo detuvieron por tres horas. Los efectivos de Casa Militar hacían su trabajo, pues vieron en él un peligro. Lo que no notaron o no quisieron ver, sino hasta después del maltrato, es que José Ángel Guaicurva Sanabria tiene la condición de síndrome de Down.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=vOEwQ-fKOYQ]

“José Ángel es un muchacho inocente. Propio de su condición no conoce límites, como los cordones de seguridad del presidente Maduro. Él lo admira y sabe que es importante ser presidente. Por eso su emoción por conocerlo y tomarse una foto. Eso era lo que él quería. Pero no, fue mejor golpearlo y humillarlo. Al ver que es una persona con Down ¿no podían ver si el Presidente podía saludarlo? Él es el presidente de todos los venezolanos y siempre hablan de inclusión. ¿Qué daño le podía hacer mi hijo? Siento rabia y desconsuelo, porque esto ha afectado su comportamiento”, cuenta Maritza Sanabria, madre de José Ángel.

Desde pequeño, los padres de José Ángel se trazaron una meta: que su condición no fuese un obstáculo, sino más bien una bendición. Lo criaron con un carácter independiente y sociable. Por eso todo el poblado de Galipán, desde los humildes pobladores hasta los posaderos, saben quién es. Lo saludan con aprecio y él devuelve el detalle con efusividad. Su fama dentro de Galipán es mayor desde que participó en el concurso “Un baile especial”, un formato de concurso desarrollado en el programa de variedades “Sábado Sensacional”, en el canal Venevisión, donde jóvenes con la misma condición de Guaicurva bailaban diversas coreografías. Por cuatro meses estuvo, junto a su madre, sumido en esa responsabilidad.

En aras de esa independencia, los fines de semana, José Ángel trabaja en el parque. Viene y va desde su casa en la línea de vehículos rústicos. Se conoce al dedillo toda la zona, pues es listo y detallista. Hablaba hasta por los codos. Además sentía confianza. Estos dos últimos aspectos cambiaron desde ese domingo. Tras la golpiza y el encierro, está callado y tiene miedo de estar solo en el parque.

Los testigos que presenciaron la detención de José Ángel quisieron mediar por él, pero no tuvieron éxito. Explica su madre que le avisaron por teléfono que estaba detenido.

“En primer momento me dijeron que estaba en el comando del teleférico, pero luego me dijeron que hallaba en el comando de la policía en Maripérez. Allí estaba con rasguños en la espalda, la ropa sucia, la camisa rota, un morado en el cuello y muy, muy callado. Cuando quise llevármelo a casa me dijeron que no. Que debía esperar a un mayor de Casa Militar que estaba arriba en el parque con el presidente Maduro. Yo me desesperé y empecé a llamar a mis vecinos. Ellos comenzaron a llegar y amenazamos con armar una protesta. La gente estaba encendida por la injusticia. Entonces me dijeron, señora se lo puede llevar”.

Sanabria indica que en la comandancia policial le explicaron que los funcionarios no se dieron cuenta de que Guaicurva tiene síndrome de Down.

“Eso es algo que no les creo. Esa es una condición que se percibe a simple vista. Al ver a mi hijo eso se sabe. El problema es que quieren resolver todo con violencia. Él me contó que lo tomaron por el cuello y lo levantaron en el aire. Que lo arrastraron porque no quería ir con ellos. José Ángel cargaba su cartera, allí está su identificación y su registro de persona con discapacidad, así como un cepillo de dientes de uso personal. Eso no es un arma. Por qué golpearlo y encerrarlo. Lo que quiero, más que un castigo, es llamar la atención sobre estos casos. A mi hijo pudo darle un infarto por el miedo. Ahora debo llevarlo a un nuevo tratamiento con el psiquiatra, pues él no entiende bien qué pasó, sólo que fue atacado”.

A la espera de sanciones y correctivos

Delia Chirinos, presidenta de la Fundación Vargas Síndrome de Down (Funvasid), explica que el caso de Guaicurva es el primero de exceso y represión de alguna fuerza de seguridad contra un ciudadano con síndrome de Down que se haya registrado en Vargas durante los últimos 10 años, tiempo de vida de la fundación.

“El caso nos sorprende por la insensibilidad con la que se trató a José Ángel. Hablamos de inclusión, de igualdad y de respeto a las diferencias de las personas con discapacidad, pero esto no se cumple. Esto que le pasó a José Ángel, sólo por querer saludar al presidente Maduro, es un abuso de poder y un exceso de los funcionarios de Casa Militar, que esperamos sea sancionados y se tomen correctivos en un futuro”.

Chirinos y el resto de la directiva de Funvasid han acompañado a la madre de José Ángel en las diversas diligencias que inició tras sacar a su hijo de la detención: acudió a interponer la denuncia en el Ministerio Público, fue a la Defensoría del Pueblo y, por último, asistió a un especialista conductual para determinar el daño que este episodio ocasionó a su hijo.

“Yo se que estamos en tiempos conflictivos, pero no entiendo cuál es el miedo que el presidente Maduro le tiene al pueblo y, en este caso, a un chico con Down”, agrega Sanabria. Asegura que su hijo le hizo la descripción de lo sucedido y también de los tres funcionarios que lo detuvieron y agredieron.

Al interactuar con José Ángel y preguntar sobre ese día su rostro se ensombrece. Explica a cuentagotas y cierra con una frase lapidaria: “No quiero conocer a Maduro”. Sabe que su deseo lo llevó a este episodio desagradable, que aunque quisiera, nunca podrá borrar.

EL PITAZO

Comments

Dejar una respuesta