El periodista Carlos Julio Rojas, detenido en la cárcel militar Ramo Verde por presuntos delitos militares, pasó 15 días aislado en una celda de castigo de dos por dos metros llamada El Tigrito, denunció su madre y abogada, Sol Rojas, quien aseguró que su hijo es un “secuestrado de (Néstor) Reverol” ministro de Interior, Justicia y Paz.

Cuando fue a visitarlo por primera vez, lo sacaron con una bolsa negra en la cabeza. Los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) le quitaron el teléfono, lo metieron en un sobre amarillo “y lo llevaron (al periodista) ante Reverol“, contó la madre a Caraota Digital. Al policía le habrían dado un mes de vacaciones “como premio” por haberlo detenido.

Además denunció que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) encapuchados lo amarraron y lo golpearon en el abdomen. Todo esto junto al dirigente político de voluntad popular, Carlos Graffe, quien se encuentra detenido en el mismo centro de reclusión.

“Al salir se dio cuenta que le habían robado sus pertenencias: ropa, comida, dinero y hasta un rosario que cargaba en el pecho“, indicó la madre. Así mismo señaló que era evidente la pérdida de peso que había sufrido su hijo.

La última vez que su madre pudo verlo fue el viernes de la semana pasada, tuvo que contarle todo viendo hacia la pared debido a que los militares estaban intentando escuchar lo que hablaban. Rojas señaló que a su hijo no le permiten leer ni escribir, presuntamente porque los efectivos piensan que “va a escribir notas, todo es porque es periodista“, dijo.

La abogada explicó que a su hijo lo detuvieron “por ser periodista“, agregando que la detención ocurrió en un supermercado, donde los funcionarios le “sembraron” cinco granadas que le cambiaron por las papas que llevaba.

El amedrentamiento por parte del Sebin ha sido continuo, estos se trasladaron por tres días a las afueras de su casa en La Candelaria. “Hombres con capuchas y armas largas” rondaron la casa de los Rojas. “Los vecinos se apostaron en las puertas de mi casa porque creían que me iban a llevar detenida“, agregó.

Rojas aún espera la sentencia del tribunal militar en el cual fue presentado. Traición a la patria, sublevación militar y sustracción de armamento militar son los delitos que le fueron imputados. Por ahora fue presentado y esperan 45 días para que se celebre el juicio pertinente.

CARAOTADIGITAL

Comments

Dejar una respuesta