Fotografía Archivo

En una tumba a cielo abierto han permanecido dos cadáveres a orillas del Río Táchira por el lado venezolano, lo que representa tanto un problema de salubridad como de seguridad.

Dos de los cuerpos han sido localizados muy cerca del sector Caño Picho en el Barrio El Salado, los cuales han aunque reconocidos y realizadas las experticias sobre ellos por parte de las autoridades colombianas, uno de ellos aún está a la espera de ser recolectado. Precisamente por hallarse del lado venezolano, las autoridades colombianas no pudieron realizar las labores de levantamiento del cadáver.

El otro de los cuerpos ya fue arrastrado por la corriente fluvial. Los vecinos de la zona no quieren que el que aún se halla semisumergido corra la misma suerte, y se desea hacer las gestiones humanitarias para entregarlo a medicina legal.

Los vecinos también desean que las autoridades tanto colombianas como venezolanas tomen cartas en el asunto de la inseguridad, ya que hay sospechas de que estás dos muertes estén relacionadas con las actividades ilícitas que se desarrollan en ese lugar.

Fue una pareja

En Diario La Opinión se ofreció detalles sobre los cadáveres encontrados, macabro hallazgo que se suma a una serie de infaustos hechos que han ocurrido en el lugar.

Se determinó que se trata de una pareja, separadas a escasos metros, arrojados a una trocha en las adyacencias de la cárcel de Cúcuta.

En primer lugar sería localizada el sábado una mujer que vestía un buzo rojo y tenía la cabeza sumergida en un brazo del río Pamplonita. Al parecer le fue visto un impacto de bala en su cuerpo; pero las causas de su muerte aún están por determinar. El fétido olor que emanaba ella puso en alerta a los paleros que extraen arena, quienes de inmediato se percataron del otro cadáver, de sexo masculino,  el día lunes, que ya llevaba varios días más cerca de territorio colombiano.

Los paleros que trabajan a diario en este sector fronterizo, aseguraron que el fuerte olor que producen los cadáveres les ha impedido trabajar con tranquilidad.

Por esta trocha constantemente pasa mercancía de contrabando proveniente del vecino país.

Ya en abril de este año fue encontrado el cadáver de un hombre, muy cerca de donde en julio de 2016 fueron masacrados los hermanos Jeffrey Alexander y Estiven Mauricio Forero Abreo, de 18 y 24 años, respectivamente y, Yeison Jean Carlos Roa Gómez, de 22, ocurrida en julio de 2016.

Fuente: La Nación Web

Comments

Dejar una respuesta