La app de contactos dirigida a hombres homosexuales, Grindr, ha actualizado su política de privacidad con un largo texto en el que se incluye un punto especialmente polémico: la compañía se asigna el derecho a traficar con tu estado serológico.

La capacidad de vender estos datos personales se asigna dentro de la larga lista de términos y condiciones que nadie acostumbra a leer y que, en ocasiones, sirve como coladero para que muchos servicios se otorguen todo tipo de derechos.

Según aparece en el capítulo dedicado a la política de privacidad de la compañía, Grindr “recopila los datos que voluntariamente incluye en su perfil o genera mediante el uso de los servicios de Grindr“.

Entre estos datos, hay un apartado dedicado al estado serológico, esto es, a la información relacionada con el virus del VIH y la fecha del último examen. Estos campos se añaden voluntariamente y la app recalca específicamente que “si elige incluir información en su perfil y hacer público su perfil, esa información también se hará pública. Como resultado, debe considerar cuidadosamente qué información debe incluir en su perfil“.

La app es una de las más populares en la comunidad gay

“La app es una de las más populares en la comunidad gay”

A partir de esta advertencia, todos los datos recabados por la app pueden ir destinados, por ejemplo, para “Marketing y Publicidad, con el fin de informar sobre productos, servicios u ofertas de Grindr, nuestras compañías relacionadas o socios comerciales que puedan ser de su interés“.

Sin embargo, el punto más polémico llega cuando se advierte de que “podemos incorporar su información de perfil, nuestros terceros pueden recopilar su información, uso y divulgación, en función de las políticas de privacidad de otras compañías“. En el paquete de datos a vender se incluye el nombre del perfil, estado serológico, enlaces a redes sociales o fotografías. También la ubicación exacta, si la hacemos pública.

En el texto también se recalca que uno de los proveedores es Google Analytics, empresa que publica datos privados de manera anónima a la vista de todo el público. No se especifican más empresas.

Conversaciones y fotos privadas

Grindr también cuenta con unos términos controvertidos en cuanto a conversaciones privadas“Grindr también cuenta con unos términos controvertidos en cuanto a conversaciones privadas”

En cuanto a las conversaciones o fotografías privadas enviadas por el chat, la compañía se reserva el derecho a “conservar el mensaje para fines de archivo o según lo permita la ley“.

Este es el punto más polémico. Según la ley de cada país, Grindr podría contar con derecho a ceder todas las conversaciones a terceros, entre lo que se podrían encontrar administraciones o empresas a las que, por ejemplo, hayamos presentado nuestro currículum.

En España, la línea es algo difusa, aunque el artículo 197.7 prevé que “será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año… el que, sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla, que hubiera obtenido con su anuencia,… cuando la divulgación menoscabe gravemente su intimidad personal“.

Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la compañía nos avisa de que almacenará todas nuestras conversaciones y que actuará según permita la ley. En este caso, dado nuestro consentimiento…. ¿estamos permitiendo que la compañía trafique con nuestras conversaciones más privadas?

Cualquiera puede pedir nuestros datos

Grindr comprende que los datos que hacemos públicos en la app pueden estar disponibles para cualquier persona que los solicite

“Grindr comprende que los datos que hacemos públicos en la app pueden estar disponibles para cualquier persona que los solicite”

La compañía incluso se permite el lujo de permitir que cualquier persona acceda a nuestros datos si realiza una petición expresa a la compañía. Así aparece en todos estos términos y condiciones que gran parte de los usuarios acepta sin leer.

Si así lo requiere la ley, a petición, Grindr otorgará a un usuario acceso razonable a los Datos Personales que Grindr posee sobre el usuario. Todas las solicitudes deben dirigirse al contacto en la sección ‘Información de contacto’ de los Servicios de Grindr“. ¿Se incluyen aquí las conversaciones privadas? La compañía no lo concreta, aunque intuímos que “acceso razonable” no incluye una información tan delicada.

Información a Gobiernos

Grindr tampoco se niega a ofrecer información a Gobiernos en función de la ley de cada país“Grindr tampoco se niega a ofrecer información a Gobiernos en función de la ley de cada país”

El propio apartado de solicitudes de información se ampara en la legislación de cada país. En algunos territorios donde ser gay es delito, Grindr podría (no afirmamos que se dedique a ello) a vender unos datos extremadamente sensibles: ubicación en tiempo real e indentidad.

Pero, además, Grindr puede divulgar “Datos Personales en respuesta a citaciones, órdenes de arresto u órdenes judiciales, o en conexión con cualquier proceso legal, o para cumplir con leyes relevantes“. Es decir, queda a merced de la compañía decidir si coopera con un Gobierno que reprime a personas homosexuales o no.

Borrar el perfil no implica evitar la venta de nuestros datos

Borrar el perfil no implica que nuestra información desaparezca de los servidores de Grindr“Borrar el perfil no implica que nuestra información desaparezca de los servidores de Grindr”

Si después de todo esto deciden borrar su perfil, no olviden ponerse a su vez en contacto con la app. “Por lo general, conservamos sus Datos personales durante el período necesario para cumplir con los fines descritos en esta Política de privacidad, a menos que se requiera un período de retención más prolongado para la operación de los Servicios de Grindr o lo permita la ley“. Durante todo ese tiempo, evidentemente, la compañía puede seguir vendiendo nuestros datos a quien considere.

La compañía permite que solicitemos personalmente el borrado de los datos en la sección ‘Información de Contacto’ de los Servicios de Grindr, pero no nos garantiza que la información desaparezca de otros servidores que no controle.

Grindr, además, se permite el derecho de no borrar ningún dato en el caso de que “no podamos verificar su identidad correctamente“, lo que dificultará aún más el trabajo.

LOS REPLICANTES

Comments

Dejar una respuesta