Fotografía Archivo

Una comisión integrada por representantes de los trabajadores, médicos, enfermeras y farmacéuticos espero casi por dos horas, mientras les decían que el ministro “bajaría”. Nunca lo hizo. Sin embargo, Fueron atendidos por el viceministro de hospitales, Armando Marín.

Con él se coordinó una reunión con el titular del despacho, Carlos Alvarado, para este viernes 10 de agosto a las 2:00 PM, en la que participarán todos los representantes del sector. Esto luego de que trabajadores y enfermeras protestaran pues no se iba a incluir a los médicos.

A las afueras del Ministerio, pacientes y hasta médicos integrales comunitarios atendieron el llamado a la protesta. Un llamado que llegó hasta trabajadores petroleros que se unieron a las acciones reivindicativas y que, a su vez, pidieron a los presentes unirse a una “protesta social” el próximo 16 de agosto sin ofrecer más detalles.

“Nosotros vivimos con 500 bolos”, así versionaban los manifestantes la popular canción de Un solo pueblo, , acompañados de pancartas y todo tipo de elementos que dejaran claro que el sueldo no les alcanza.

“No es que no pueda comprar los zapatos que requiero para trabajar. Es que no puedo comprar lo que necesito para vivir: la comida”, dice America López, enfermera con 15 años de servicio en el Hospital Perez Carreño. 

“Llevamos más de un mes. Estamos cansadas pero si no hacemos estos, ¿cómo vamos a vivir?” Se pregunta. Una inquietud reiterada por todo el sector que aspira a devengar entre 220 y 400 salarios mínimos.

Otra arista del conflicto es la dotación no solo en hospitales sino también en centros comunitarios de asistencia primaria creados por el propio gobierno, así lo denunció Jordan Blanco, médico comunitario en la Yaguara, en Caracas.

Blanco denuncia que médicos cubanos se hacen con insumos necesarios y “luego toca atender a la gente con las uñas”. Exige al gobierno que se aplique una verdadera “contraloría social”

“No somos militares. No somos policías. Pero cuando los hieren, los atiende enfermería”, le coreaban a loa funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que custodiaba la sede del ministerio. 

Una paciente de Parkinson se acercó a uno de ellos y poniendo su mano en el hombro, le decía que tenía que unirse al pueblo, que debía entender que la gente está pasando trabajo y necesidad.

El oficial, bajo la cabeza y le respondió, “yo entiendo muy bien porque yo tengo familia”.

La política sanitaria del gobierno ha sido fuertemente criticada. No solo la del gobierno de Maduro, también el gobierno de Hugo Chávez y es que, en 19 años han pasado 21 ministros por la cartera de salud. Ninguno ha dado respuesta a las necesidades del sector.

Los trabajadores son firmes: el paro continúa hasta obtener respuestas que van más allá, según explican de soluciones impuestas.

Fuente: El Estimulo

Comments

Dejar una respuesta