Se conoce comúnmente como papada a la acumulación de grasa que se forma debajo de la mandíbula. Esta piel que cuelga se produce como consecuencia de la pérdida de tensión de los músculos que van desde la mandíbula al tiroides.

1. Alimentación sana

Resultado de imagen para alimentación

Las principales causas que provocan la formación de grasa en esta zona son la acumulación de líquidos y la mala alimentación. Por ello, es conveniente no abusar de grasas saturadas y azúcares refinados, así como beber un mínimo de un litro y medio de agua u otros líquidos al día. Aliméntate a base de frutas, verduras, fibras, pescado, lácteos, leches desnatadas, evita la ingesta de bollos y reduce la cantidad de sal en las comidas.

2. Hidratación

Imagen relacionada

En el caso de que los primeros indicios de papada aparezcan, puedes usar una crema específica con efecto tensor. Con el fin de evitar la formación de la papada, es muy importante hidratar la piel del cuello diariamente, tanto de día como de noche. Para ello, es recomendable usar cremas que estén compuestas por vitamina C o retinol, ya que previenen el envejecimiento de la piel.

Tienes que aplicártela haciendo un suave masaje para permitir que el producto penetre en la piel y active la circulación. Durante el día aplica cremas con protección solar para evitar que la piel envejezca con el sol y se acentúe la papada.

3. Ejercicios de cuello

Resultado de imagen para ejercicios para el cuello

Para incrementar el efecto de las cremas, es importante entrenar los músculos del cuello para evitar que pierdan tono realizando pequeños ejercicios rotatorios: de arriba abajo, de izquierda a derecha, etc.

Fuente: Panorama

Comments

Dejar una respuesta