Las personas que por alguna razón deben ocuparse de trabajar durante el turno de la noche, ya no tienen que preocuparse solamente por la fatiga y los trastornos relacionados al sueño.

Un estudio reciente ha encontrado una relación entre las personas que trabajan en el llamado “tercer turno” y una propensión a desarrollar diabetes tipo 2.

Según las investigaciones realizadas en el Reino Unido, las personas con turnos laborales nocturnos tienen 44 % más de probabilidades de desarrollar esta dolencia, lo que añadido a la alteración del patrón del sueño y los inconvenientes de la poca vida social, causan más trastornos de salud.

Esto podría considerarse un problema de salud pública en el futuro, pues aproximadamente tres cuartos de la población activa de los países industrializados trabaja a horas ‘atípicas’, muchos de ellos por turnos o directamente en horario nocturno.

 Shutterstock

Según algunos científicos, el exponer a las personas a la luz artificial durante un horario en el que el cuerpo debería estar descansando, altera el ciclo del sueño y genera importantes problemas de salud.

Debido a la reducción de la tolerancia a la glucosa, así como la inhibición a la melatonina, el consejo para esos trabajadores nocturnos es llevar la alimentación más sana posible.

TELEMUNDO

Comments

Dejar una respuesta