En este estudio,
 la prueba tenía una sensibilidad superior al 99% para el cáncer. “La altísima sensibilidad fue esencial porque los resultados falsos positivos pueden someter a los pacientes a pruebas y procedimientos de seguimiento invasivos innecesarios para confirmar la presencia de cáncer”, comenta Kenneth Kinzler, coautor del estudio.

La prueba, una biopsia líquida, se evaluó en 1.005 pacientes con cánceres no metastásicosen estadios I a III de ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colon, el pulmón o mama. La media de la sensibilidad general, o la capacidad de encontrar cáncer, fue del 70% y varió de un máximo del 98% para el cáncer de ovario a un mínimo del 33% para el cáncer de mama. Para los cinco cánceres que no tienen pruebas de detección (cáncer de ovario, hígado, estómago, páncreas y cáncer de esófago), la sensibilidad varió del 69% al 98%.

“Una novedad de nuestro método de clasificación es que combina la probabilidad de observar varias mutaciones de ADN junto con los niveles de varias proteínas para dar el resultado final. Otro aspecto nuevo de nuestro enfoque es que utiliza el aprendizaje automático para permitir que la prueba determine con precisión la ubicación de un tumor en un pequeño número de sitios anatómicos en el 83% de los pacientes”, aclara Cristian Tomasetti, quien desarrolló el algoritmo.

Aunque la prueba actual no detecta todos los cánceres, identifica muchos cánceres que de otra manera no serían detectados. 

“Esta prueba representa el siguiente paso para cambiar el enfoque de la investigación del cáncer de la enfermedad en etapa tardía a la enfermedad temprana, que creo que será fundamental para reducir las muertes por cáncer a largo plazo”, explica Bert Vogelstein, coautor del estudio.

CancerSEEK no es invasivo y puede ser administrado por profesionales de atención primaria en el momento de otros análisis de sangre rutinarios. “La detección temprana proporciona muchas maneras de mejorar los resultados para los pacientes. De manera óptima, los cánceres se detectarían lo suficientemente rápido como para poder curarlos mediante cirugía, pero incluso los cánceres que no son curables solo por cirugía responderían mejor a las terapias sistémicas cuando la enfermedad está menos avanzada “, dice Anne Marie Lennon, coautora del trabajo.

Los investigadores creen que la prueba de CancerSEEK costará menos de 500 dólares.

 

Referencia: J.D. Cohen el al., “Detection and localization of surgically resectable cancers with a multi-analyte blood test,” Science (2018). DOI: 10.1126/science.aar3247

MUY INTERESANTE

Comments

Dejar una respuesta