Practicar de una actividad tan placentera con la persona que quieres es algo indescriptible y si bien es cierto que en las mañanas no siempre podamos estar dispuestos por un tema de tiempo o relajo, el sexo mañanero puede aportarle a tu día una gran inyección de ánimo y energía para comenzar.

Por eso te compartimos diez razones por las que el “mañanero” es tan bueno.

     1. Seguramente ya están desnudos

Si no lo están, algunas veces sólo hay que quitar del camino la ropa interior. De cualquier manera, una pijama sale mucho más fácil que unos jeans, ¿no?

     2. Pueden quedarse más tiempo en la cama

Nadie, nunca, ha dicho que no quiere pasar más rato de la mañana entre las cobijas.

     3. Comenzarán el día de la mejor forma posible

Ahora que están relajados y felices, podrán ir a trabajar con una gran sonrisa en su rostro.

     4. Su energía está a tope

Acaban de despertar, están frescos y descansados, así que tendrán uno de los mejores momentos del día.

     5. El desayuno te sentará mejor

Es obvio que después de un encuentro hot tan bueno, el hambre llegue, así que además se saberte delicioso, podrás digerir mucho mejor los alimentos, además de saborear un postre, nuevamente.

     6. Pueden elegir la posición más “floja” sin que les remuerda la conciencia

Son las 6 de la mañana, es válido seguir un poco adormilados, así que no importa la posición, el punto es el placer.

     7. El estrés no es un factor que se interponga

Estás en el espacio que más tranquilidad te brinda, por lo que las presiones del exterior se ven desvanecidas y harán que te concentres mejor.

     8. Los hombres duran más

Los niveles de testosterona están en su máximo por la mañana, y que se han estado ahorrando toda la noche, esto significa que las relaciones sexuales durarán, en la mayoría de los casos, más tiempo.

     9. Puedes apreciar cada detalle

Con una luz tenue apenas podrás ver bien cada parte de ustedes, mientras que con la luz de la mañana podrán apreciar perfectamente el cuerpo de tu pareja, y también el tuyo, convirtiendo la experiencia en una de las más excitantes.

     10. No hay lugar para excusas

Ambos están juntos, sin cansancio, sin estrés (al menos por ese momento) y la cena ya se ha digerido, así que no cabe ninguna excusa para no hacerlo.

Fuente: SN

Comments

Dejar una respuesta