1.- Aceite de coco
El aceite de coco es uno de los mejores remedios caseros para el fortalecimiento de las uñas. Contiene grasa saturada que humecta las uñas y mantiene a raya las infecciones de las uñas. Puede aplicar aceite de coco tibio directamente a las uñas y masajearlo de forma suave durante 5 minutos. Esto mejora la circulación sanguínea en el lecho ungueal. Hágalo dos o tres veces al día.

Como alternativa, agregue unas gotas de jugo de limón a un cuarto de taza de aceite de coco tibio. Remoje las uñas en este durante 10 minutos antes de irse a dormir. Utilice guantes durante la noche. Hágalo regularmente hasta obtener uñas más fuertes y saludables.

Aceite de vitamina E

Las uñas a menudo se debilitan debido a la falta de hidratación. Para mantener las uñas humectadas e hidratadas, el aceite de vitamina E es realmente útil. Este nutre y fortalece las uñas. Extraiga el aceite de una cápsula de la vitamina E. Aplíquelo a las uñas. Masajéelo suavemente para aumentar la circulación sanguínea. Repita a diario durante dos o tres semanas para ver los resultados.

Vinagre de sidra de manzana
El vinagre de sidra de manzana es otro remedio eficaz entre los remedios naturales para las uñas débiles. Contiene muchos nutrientes como hierro, calcio, vitaminas, potasio, magnesio, etc. También contiene ácido acético y ácido málico que ayudan a prevenir las infecciones de las uñas. Mezcle vinagre de sidra de manzana crudo y sin filtrar con agua en cantidades iguales. Remoje las uñas en la mezcla durante unos minutos. Empuje suavemente las cutículas hacia atrás inmediatamente después. Haga esto una vez al día durante algunos días para obtener uñas más fuertes.

Cerveza
La cerveza está entre los mejores remedios para hacer crecer unas uñas fuertes. Caliente 1/4 taza de aceite de oliva. Agréguele 1/4 taza de vinagre de sidra de manzana y 1/2 taza de cerveza. Remoje las uñas en la mezcla durante 10-15 minutos. Hágalo una o dos veces por semana.

Sal marina
La sal marina es realmente útil para tratar las uñas quebradizas. Proporciona brillo a las uñas y las hace más fuertes. Tome agua tibia en un tazón pequeño. Agregue 2 cucharadas de sal marina. Vierta 2 gotas de cada uno de los siguientes aceites esenciales: de incienso, de germen de trigo, de limón y de mirra. Ponga sus uñas en la mezcla por 10-15 minutos. Enjuáguelas con agua tibia. Aplique crema hidratante después de secarlas. Hágalo dos o tres veces por semana para notar los efectos.

EL CARABOBEÑO

Comments

Dejar una respuesta