Los primeros 1,000 días de vida de cada persona son cruciales para el desarrollo del cerebro, en el que la comida juega un papel imprescindible. Desde Harvard revelan qué ingredientes y alimentos no pueden faltar en la dieta en este período.

Al igual que existen alimentos sumamente nocivos para tu cerebro, otros nutrientes son esenciales para el desarrollo cerebral durante los primeros meses de vida. Desde Harvard Medical School subrayan la importancia de una dieta adecuada especialmente a lo largo de los 1.000 primeros días de cada persona, cuando este órgano se encuentra en período de formación.

8 alimentos superpoderosos para las neuronas de tu cerebro

Las formas en que se desarrolla el cerebro durante el embarazo y durante los primeros dos años son los andamios y el cemento que definirá cómo funcionará el cerebro de ahí en adelante, afectando a los sistemas sensoriales, el aprendizaje, la memoria, la atención, la velocidad de procesamiento, la capacidad de controlar los impulsos y el estado de ánimo, e incluso la capacidad de realizar múltiples tareas o planificar.

A continuación, te proporcionamos el listado de alimentos y nutrientes básicos que no deben faltar para bebés e infantes durante su primer período de vida.

Nutrientes esenciales para el desarrollo saludable del cerebro

  • Proteínas:  La proteína se puede encontrar en carne, aves de corral, mariscos, legumbres, guisantes, huevos, soja y derivados, nueces, lácteos, frutos secos y semillas.
  • Zinc: Las ostras, carnes, pescados, productos lácteos y nueces son algunos de los alimentos que atesoran más zinc.
  • Hierro: Entre las mejores fuentes de hierro destacamos los pescados, carnes, yema de huevo, vísceras, marisco de concha, vegetales de hoja verde, cereales integrales y legumbres,
  • Colina: Esta sustancia se encuentra en muchos alimentos diferentes, pero en pequeñas cantidades. La carne, los lácteos y los huevos tienen mucha colina, así como las berenjenas, cebollas, patatas, trigo, avena, arroz, soja o semillas de sésamo, girasol y nueces.
  • Ácido fólico: Este nutriente, que es especialmente importante para las madres embarazadas, se puede encontrar en el hígado, los cereales, verduras de hoja verde como las espinacas, legumbres, levadura de cerveza, frutos secos y granos enteros, como las almendras, así como en alimentos enriquecidos
  • Yodo: Las algas marinas son una gran fuente de yodo, pero también las obtenemos de sal yodada, mariscos, productos lácteos y granos enriquecidos.
  • Vitamina A: La encontrarás en el hígado, leche, mantequilla, zanahoria, brócoli, col y espinacas, frutas como el melón, el mango o el albaricoque y carnes como la ternera, el pollo y el pavo, así como en los pescados.
  • Vitamina D: Esta es la “vitamina del sol”, y la mejor manera de obtenerla es precisamente con la luz del mismo. La carne de pescados grasos como el salmón la tiene, al igual que el aceite de hígado de pescado, y los productos enriquecidos con ella.  El hígado de res, el queso y las yemas de los huevos también suministran pequeñas cantidades.
  • Vitamina B6: Las mejores fuentes de vitamina B6 son el hígado y otras vísceras, el pollo, la carne de cerdo, el pescado, los plátanos, las patatas, las alubias secas, los productos de grano integral y numerosas frutas y verduras.
  • Vitamina B12: La vitamina B12 se encuentra naturalmente en productos de origen animal, como carne, pescado, huevos y productos lácteos. La encontrarás en queso, pulpo, caviar, almejas, cordero, cangrejo, langosta y res.
  • Ácidos grasos poliinsaturados como los Omega-3: Estos se encuentran más fácilmente en pescados grasos como el salmón y aceites de pescado, pero también en aceites como el de linaza o frutos secos como las nueces.

TICBEAT

Comments

Dejar una respuesta