Ser padres es una de las metas más deseadas para quienes han decidido comenzar una familia, pero factores como la edad influyen en la realización de este sueño en quienes han intentado por vía natural traer un bebé al mundo. Sin embargo, desde hace un poco más de cuatro décadas a través de la fertilidad asistida, se ha ayudado a estas personas a concebir un hijo.

El doctor Luis Alfredo Sánchez, especialista en ginecología, obstetricia y endocrinología de la reproducción, definió la fertilidad asistida como el uso de técnicas médicas que permiten la aproximación y/o unión artificial de los gametos masculinos y femeninos.

“Entran en estas técnicas: la inseminación intrauterina, la fertilización in vitro y la inyección intacitoplasmática de espermatozoides”.

Antes de comenzar con un tratamiento, el doctor Sánchez recomendó que si la mujer es menor a 30 años, lo ideal es que intente quedar embarazada por un año antes de visitar al especialista. En caso de tener más de 30 años, debe ir a consulta luego de 6 meses de intentos.

Explicó que en cuanto a la reproducción asistida la hormona progesterona, que tiene un rol primario en la función reproductiva, funciona pegándose a las células del endometrio y transformándolas en un tejido que desarrolla receptores moleculares para que el embrión se adhiera y se logre el embarazo. “Además la progesterona a través de esos mismos receptores moleculares sobre el útero, produce un estado de aquiescencia que favorece el normal desarrollo del embarazo hasta el término” , agregó.

Dicha hormona, viene en tres modos de administración: vía oral, vía vaginal y vía intramuscular. Mientras que la vía intramuscular es muy dolora, la vía vaginal es la que menos efectos colaterales tiene y la vía oral puede presentar con frecuencia náuseas y mareos.

EL INFORMADOR

Comments

Dejar una respuesta