Científicos chinos han desarrollado una “piel” robótica con sensores táctiles que detecta la presión y el pulso de forma similar a la humana, según un estudio publicado por la revista Science Robotics, según Efe.

Esta tecnología supone un paso importante en el desarrollo de prótesis inteligentes que pueden reemplazar la capacidad de sensación de miembros naturales.

La piel humana percibe la presión como parte del contacto, lo que posteriormente es transformado en señales a los nervios, que a su vez las trasladan al cerebro y crean sensación de pulso.

Restaurarla es importante para que los miembros artificiales sean más parecidos a la realidad y así más aceptables para los usuarios, indicó el estudio de Yuanzhao Wu, investigador de la Academia de Ciencias de Ningbo, en China.

El experto y sus colegas lograron crear un sistema, una “piel electrónica”, que puede convertir la presión al tacto en señales eléctricas internas.

Fuente: El Universal

Comments

Dejar una respuesta