Sabemos que reducir medidas tras solidificar células lípidas suena de película. Pero, aunque no lo creas, es un método que sí existe. Disminuir centímetros para lograr una línea espectacular, es algo que toda mujer ha buscado durante décadas y, a lo largo de los años, distintas soluciones han surgido para obtener mejores resultados. Por lo general, lo que procura la mayoría de las personas es eliminar ese exceso de grasa que se concentra en partes del cuerpo, como la cadera, las piernas o cintura.

“Gracias a esta nueva técnica, conocida como coolsculpting, podemos estilizar esas áreas, así como nuestro rostro, al rebajar la parte inferior de éste”, explica el doctor Andrés Bello, especialista en el tema.

En una era donde la tecnología nos brinda soluciones cada vez más prácticas, encontramos en este procedimiento una de las alternativas más eficientes para evitar someternos al bisturí.

¿Cómo surgió?

Según el doctor Bello, el tratamiento funciona a través de una máquina que trabaja retirando el sebo no deseado por medio del frío. La idea surgió cuando dos médicos de la Universidad de Harvard encontraron evidencia de reducción de medidas en cuerpos expuestos a bajas temperaturas. A partir de estas pruebas, los especialistas realizaron una investigación científica, en la cual descubrieron lo que hoy conocemos como criolipólisis, procedimiento dermatológico para la eliminación de grasa corporal.

¿En qué consiste?

La primera vez que acudes a una consulta, se hace una evaluación en donde se determinan las zonas a tratar. Una vez especificadas, se programa una sesión de una hora, enfocada en estas áreas.

Aunque sabemos que no es invasivo, la duda sobre si existe algún dolor siempre surge, aunque esto depende siempre del paciente; algunos lo describen como incómodo, mientras otros expresan una ligera molestia. Sin embargo, es tan sólo al principio, pues una vez que comienzan a disminuir los grados centígrados, la piel se duerme y termina el sufrimiento.

¿Existe algún dolor posterior?

Después de las sesiones, la incomodidad no dura más que un par de días y no impide el continuar con nuestras actividades cotidianas.

“Tengo pacientes que vienen, se atienden a la hora de la comida y regresan a trabajar”, asegura Bello.

¿Todos somos candidatos?

Sí, cualquier persona puede serlo. Aunque hay ciertas contradicciones que se dan en la valoración, son mínimas y en sumo extrañas. No obstante, no es recomendable en mujeres embarazadas o en lactancia. Asimismo, es muy importante conocer la cantidad de grasa y piel del paciente para saber si podrá obtener los resultados deseados. Lo ideal es que la persona sea activa, deportista y con una alimentación saludable. En la situación de gente con problemas de obesidad, por desgracia no es viable. Aunque si podría ser utilizado para la reducción de papada.

¿Cuánto duran los resultados?

Depende del paciente. Pero la mejor forma de potencializarlos, en palabras del experto, es realizando ejercicios cardiovasculares o abdominales, así como una dieta balanceada. Empezarás a notar las diferencias a partir de la cuarta semana luego de la sesión. En caso de necesitar una segunda intervención, deberá ser tres meses después.

¿Cuántos lípidos podemos perder?

Por medio de estudios se ha descubierto que es posible eliminar hasta el 20% en la zona tratada; pese a que existen pacientes que responden mejor y pierden más.

“He tenido clientes que han llegado a reducir hasta 60 o 70%”, señala el médico.

Está claro que los avances tecnológicos con los que contamos hoy día son sorprendentes.

Además de mejorar nuestra apariencia física, nos ayudan a aumentar la autoestima. No obstante, es fundamental llevar un estilo de vida saludable, de la mano con una buena alimentación y ejercicio. Tenemos que aprender a conocer el cuerpo y visualizar las metas.

¿Qué pasa con el compuesto congelado? 

“Una vez solidificado, comienza su proceso de muerte natural. Más tarde, las células vivas lo absorben y el cuerpo lo elimina por medio del hígado”, explica el doctor Bello.

¿Coolsculpting o bisturí? 

Conviene tomar en cuenta qué buscamos y qué tanto queremos cambiar. Si deseamos una gran modificación en el cuerpo, es más conveniente una cirugía. Ahora bien, si nuestro objetivo es estilizar la figura y reducir medidas, ésta es la solución ideal.

¿Cuáles son los efectos secundarios de este procedimiento? 

Existen, como en todos los métodos. Unos pueden ser locales: enrojecimiento o moretones; la máquina trabaja al vacío. Otros casos suelen ser un poco más dolorosos, pero son controlados de manera fácil con medicamentos.

 

VANIDADES

Comments

Dejar una respuesta