El cuello uterino es el extremo inferior del útero, el cual es visible a través de la vagina (canal del parto).

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el cuello uterino, el tipo histológico más frecuente es el carcinoma epidermoide .

Por lo general, se desarrolla de manera lenta, presentando sus células cambios progresivos  iniciales llamados displasias, en las que células anormales empiezan a aparecer en el tejido del cuello uterino y se transforman en células cancerosas que crecen y se diseminan de forma más profunda tanto en el cuello uterino y las áreas que lo rodean.

Este tipo de  cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras: a través del tejido circundante, el sistema linfático y la sangre:

-Tejido circundante: El cáncer se disemina desde el cuello del útero  y se extiende hacia las áreas cercanas (vejiga, recto).

-Sistema linfático: El cáncer se disemina desde el cuello uterino, entra en el sistema linfático y de allí  se desplaza a través de los vasos linfáticos a otras partes del cuerpo donde puede formar un tumor metastásico.

-Sangre: El cáncer se disemina desde el cuello uterino  y entra en la sangre desde donde se desplaza  a otras partes del cuerpo dando metástasis a distancia (pulmón)

Es posible que el cáncer de cuello uterino no causa signos o síntomas en etapas tempranas y de allí la importancia de que  las mujeres se  sometan  a exámenes regulares como pruebas de citologíapapanicolao y pruebas para identificar el virus del papiloma humano (VPH).

Entre los signos y síntomas de cáncer de cuello uterino se encuentran:

  • Sangrado vaginal no menstrual (incluido el sangrado después de una relación sexual).
  • Flujo vaginal inusual.
  • Dolor pélvico.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

La infección por el virus del papiloma humano es el principal factor de riesgo de cáncer de cuello uterino.

La causa más importante de cáncer cervical es la infección por un tipo de alto riesgo de virus del papiloma humano (VPH). Los virus del papiloma humano constan de un grupo de más de 100 virus diferentes. Algunos tipos de VPH producen verrugas en las manos o los pies; otros producen verrugas genitales y a algunos se les ha vinculado al cáncer, especialmente el cáncer cervical. Los tipos de VPH más vinculados al cáncer cervical son el VPH 16 y el VPH 18, pero hay diversos otros tipos de alto riesgo que contribuyen también al cáncer.

Los tipos de VPH que producen cáncer cervical o verrugas genitales se transmiten por vía sexual. La infección por VPH es muy frecuente y generalmente se produce poco después de que una persona comience su actividad sexual. Aunque la mayoría de las infecciones se resuelven por sí solas, algunas persisten y pueden conducir a cambios precancerosos o cancerosos en el cérvix, la vulva, la vagina, el pene y el ano. Las infecciones persistentes parecen plantear la mayor amenaza de cáncer.

Las infecciones por el VPH se contagian por contacto sexual. Las mujeres que comienzan su vida sexual a una edad temprana y que tienen muchas parejas sexuales tienen un aumento del riesgo de infección por el VPH.

Otro factor de riesgo que aumenta el riesgo de infección por el VPH es la inmunodepresión la cual  debilita la capacidad del cuerpo para combatir infecciones y otras enfermedades, entre las causas de inmunodepresión prolongada tenemos:

-Estar infectado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH): El virus de la inmunodeficiencia humana de tipo 1 (VIH-1) y el de tipo 2 (VIH-2) se asocian ambos al desarrollo de síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). La infección por VIH-1 o VIH-2 puede contribuir al desarrollo de cáncer cervical suprimiendo el sistema inmunitario.

-Consumir medicamentos que ayudan a prevenir el rechazo de un órgano después de un trasplante.

Existen factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de cáncer de cuello uterino en las mujeres que tienen una infección por el VPH:

-Dar a luz a muchos hijos.

-Fumar cigarrillos.El consumo de cigarrillos ha sido vinculado repetidamente a un aumento del riesgo de desarrollar cáncer cervical. Un estudio reciente sugiere que la relación entre el tabaquismo y el cáncer cervical podría explicarse, al menos en parte, por el aumento de la persistencia de las infecciones de VPH de alto riesgo en las mujeres que fuman.

-Consumir anticonceptivos orales (“la píldora”) por mucho tiempo.

Es de suma importancia que toda mujer, se someta a chequeos de detección regulares mediante la prueba de citología de cérvix ( Papanicolaou) dentro de los tres años siguientes a comenzar su actividad sexual, ya que permite detectar y tratar la infección por VPH antes de que produzca los cambios displásicos (precancerosos) en el cuello uterino y así se evita la aparición del cáncer, o también permite diagnosticar el cáncer en etapas tempranas permitiendo, posterior a la confirmación mediante la Biopsia, aplicar tratamientos oportunos que permitan curar a la paciente y evitar la muerte por esta enfermedad.

Dentro de  la prevención del cáncer de cuello uterino se debe hacer énfasis en la prevención de la infección por VPH (evitando la promiscuidad, el uso de condones),  así como la detección y el tratamiento de los cambios precancerosos en el cérvix.

EL CARABOBEÑO

Comments

Dejar una respuesta