Las tres infecciones de transmisión sexual (ITS) provocadas por bacterias –gonorreasífilis y clamidia– han aumentado en los últimos tiempos, y los expertos alertan de los riesgos que conlleva para nuestra salud saltarse las normas de prevención.

Si una persona sospecha que puede haberse contagiado de una, es fundamental acudir lo antes posible a un especialista para realizarse las pruebas pertinentes, ya que un diagnóstico precoz y un tratamiento temprano son muy importantes para curarlas.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 357 millones de personas se contagian cada año de gonorrea, sífilis, tricomoniasis o clamidia, que se propagan sobre todo por contacto sexual, ya sea vaginal, anal u oral.

Los antibióticos atajan las infecciones provocadas por bacterias, como la clamidia, la gonorrea y la sífilis. Sin embargo, debido al uso indebido o excesivo de estos fármacos, algunos están perdiendo su eficacia. De las tres infecciones bacterianas, la gonorrea es la más resistente a los antibióticos.

Entre 2008 y 2014, la tasa de infecciones por gonorrea en Europa pasó de ocho casos por cada cien mil personas a veinte, más del doble. Según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), en 2014 se declararon 66.413 casos en veintisiete países del continente –incluida España–, lo que supone un incremento del 25 % respecto al año anterior.

La mayoría de las infecciones se diagnosticaron en jóvenes de entre 15 y 34 años y casi la mitad las padecieron hombres que habían practicado sexo con otros varones.

GLOBOVISION

Comments

Dejar una respuesta