Más de una treintena de actrices y modelos, entre las que se encuentran Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow, han alzado sus voces para denunciar públicamente que fueron abusadas y/o violadas por el productor Harvey Weinstein.

Durante décadas, Weinstein ha estado ejerciendo su poder en la industria para acosar a mujeres con aspiraciones de triunfar, pero ha sido ahora cuando los encargados de organizar los Oscar han decidido tomar cartas en el asunto y echarlo de la Academia de Hollywood.

El del magnate, que aún se encuentra en libertad, solo es uno de los muchos casos de escándalo sexual que han habido en la historia del cine. La propia Marilyn Monroe fue una de las víctimas de acoso sexual y, en sus memorias, ‘My story’, relató cómo era ese mundo: “Los conocí a todos. Te sentabas con ellos, escuchabas sus mentiras y planes. Hollywood es un burdel atestado”.

El primer gran escándalo sexual de Hollywood ocurrió en 1921, cuando el actor y comediante Roscoe ‘Fatty’ Arbuckle fue descubierto en la misma habitación de hotel que la actriz Virginia Rappe, a quien encontraron gritando de dolor en la cama. La actriz acusó a Arbuckle de haberla violado: “Él me hizo esto”. Más tarde también fue acusado de asesinato, pero finalmente, como muchos otros que vinieron después de él, quedó en libertad.

Delitos que quedaron impunes

En 1977, el cineasta Roman Polanski, que actualmente tiene 84 años, reconoció haber mantenido relaciones sexuales no consentidas conSamantha Geimer, quien por aquel entonces era una menor de 13 años. El cineasta le dio champan y sedantes para poder abusar de ella.

Polanski se declaró culpable y pasó 42 días en la cárcel pero, estando en libertad bajo fianza, huyó de Estados Unidos. La actriz lleva décadas luchando para que se haga justicia, pero aún se encuentra en libertad, a pesar de haber sido denunciado en más ocasiones por el mismo delito.

Del mismo modo, Bill Cosby acumula más de 60 denuncias de mujeres por abusos. El cómico siempre ha negado las violaciones, pero ha admitido en varias ocasiones que las drogó para mantener relaciones sexuales. Finalmente no fue condenado porque el jurado no se puso de acuerdo y actualmente está en libertad tras pagar el millón de dólares que costó su fianza.

Otro magnate de la industria que no está exento de polémica es Alfred Hitchcock, que fue acusado de agresión sexual en varias ocasiones por la estrella de sus películas, Tippi Hedren, la madre de Melanie Griffith.

De hecho, la actriz se ha pronunciado recientemente en Twitter sobre los sucesos actuales:

“Estoy viendo toda la cobertura mediática del asunto Weinstein. Ni esto es nuevo ni se limita a la industria del entretenimiento. Yo he tratado con el acoso sexual durante toda mi carrera como modelo y actriz. Hitchcock no fue el primero. Sin embargo, no estaba dispuesta a aguantarlo más tiempo, así que me alejé de ese mundo sin mirar atrás. Hitch dijo que podría arruinar mi carrera y le dije que hiciera lo que tuviera que hacer. De esto hace 50 años, pero es el momento de que las mujeres empiecen a ponerse en pie por ellas mismas como ha pasado con el caso Weinstein. ¡Bien por ellas!

Delante de las cámaras

El caso de Maria Schneider es uno de los más destacados de la industria y, además, se pudo ver en la gran pantalla. Al parecer, la actriz fue agredida sexualmente de verdad mientras rodaban la escena de ‘la violación de la mantequilla’ en la película ‘El último tango de París’, del director Bernardo Bertolucci.

El cineasta y el actor principal, Marlon Brando, acordaron no explicar los detalles de la escena a Scheider, como el uso de la mantequilla, para que fuera más real. “No quería que fingiese la humillación, quería que la sintiese”, reconoció Bertolucci hace unos años en un conferencia.

La actriz, fallecida en 2011, confesó en varias ocasiones que se sintió verdaderamente humillada, “un poco violada” y reconoció que “nunca volví a ser la misma”.

MUNDODEPORTIVO

Comments

Dejar una respuesta