A la cantante Taylor Swift. A actrices como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow o Ashley Judd, que se atrevieron a destapar el escándalo de Harvey Weinstein. A Cara DelevingneLupita Nyong’o y, en definitiva, a todas aquellas mujeres que decidieron utilizar sus voces para denunciar infinitos casos de abusos sexuales por parte de hombres poderosos.

A todas ellas, por haber sido ‘Las que rompieron el silencio’, les pertenece el título de ‘Persona del año’ que otorga anualmente la revista Time. Y porque sí, nos representan a todas.

Lo que empezó como actos de coraje y valentía de forma individual, ha acabado sacando a la luz otros casos de acoso sexual (como los de Kevin Spacey o John Lasseter, uno de los animadores más importantes de Pixar) y creando el movimiento mundial #MeToo, con el que millones de personas anónimas se han atrevido a alzar la voz. Es algo que “abarca todas las razas, todas las clases de ingresos, todas las ocupaciones y prácticamente todos los rincones del mundo”, explica la publicación.

Edward Felsenthal, editor jefe de la revista, asegura que “este es el movimiento social más rápido que hemos visto en décadas y empezó con actos individuales de coraje por parte de cientos de mujeres –y algunos hombres también– que salieron a contar sus propias historias”. Y su ira colectiva ha provocado resultados inmediatos e impactantes.

“Por su influencia en 2017, son la persona del año de Time”, explica la revista.

COSMOPOLITAN

Comments

Dejar una respuesta