Chester Bennington. Foto: AFP

Mike Shinoda lanzó Post Traumatic (Postraumático), un LP en el que abre su corazón sobre los sentimientos que lo embargaron tras la muerte, hace casi un año, de Chester Bennington, su compañero de banda en Linkin Park.

“Una de las cosas más difíciles para mí ha sido que este año todo lo que he hecho ha sido  visto a través del lente de lo que ocurrió”, afirmó Shinoda, quien le confesó a Chino Moreno de Deftones que tenía temor de ser acusado de “egoísta” por volver al estudio tras lo ocurrido.

El músico explicó que el proceso tras la partida de Chester Bennington ha sido complicado y que ha pasado por todos los estados de duelo (negación, furia, negociación, depresión y aceptación) en órdenes indistintos.

“Pensé que todos esos sentimientos llegarían en orden y que podrías analizarlo. Pero no es así. Y, además, si tu familia y amigos están pasando por lo mismo, y experimentan cosas distintas al mismo tiempo, entonces llega el caos. Porque una persona está triste, la otra molesta, la otra en calma… Y lo que pasa con otros te afecta a ti. Esa es en parte la razón por la que quería hacer cosas solo, para sacarme un poco del caos y tener control sobre mis propias intensiones”, afirmo Shinoda.

UNA VOZ IRREEMPLAZABLE

En la entrevista con la citada publicación, Mike consideró que era muy temprano para hablar del futuro de Linkin Park, banda que solo volvió a tocar para un tributo en memoria de Chester Bennington en el que participaron como vocalistas Gavin Rossdale, Jonathan Davis de Korn, M. Shadows de Avenged Sevenfold, entre otros.

“Una semana después del concierto, estuve escuchando las canciones que tocamos y me puse a pensar: ‘Dios, todos son tan bueno cantantes y ninguno llegar a ser Chester. Él tenía un tono y rango vocal muy específico, un rango increíble. Él podía cantar  casi cualquier estilo que le pidieras”, declaró el artista.

“Eso nos lleva a la conversación de y qué hacer después. Porque se hace obvio que no es solo cuestión de contratar a cualquier tipo a que cante con nosotros, porque no podrán llegar ni a la mitad de lo que él hacía”, continuó Shinoda.

Al referirse a los recuerdos de su compañero de banda, el músico explicó que, así como era talentoso en lo que hacía, también podía ser indescifrable a nivel emocional.

Según mencionó, Chester Benninton podía hacer comentarios que los dejaban sorprendidos, como gestos que lo hacían ver muy accesible.

“Él era un tipo muy ruidoso, y no solo hablo de volumen. Tenía una personalidad, digamos, ruidosa. Bromeábamos con eso porque él llegaba a un lugar y hacía amigos, en cualquier parte. Era un hombre amoroso y divertido, pero podía llegar también ha ser complicado”, sentenció su compañero.

Comments

Dejar una respuesta