Tan solo tres meses después de pasar uno de los peores traumas de su vida por el brutal asalto que sufrió en París, Kim Kardashian ha sido de nuevo víctima de un robo.

Según el portal «TMZ», una mujer entró este lunes en Dash, la tienda de Los ángeles que comparte con sus hermanas Kloe y Kourtney, y se llevó varios objetos de valor mientras la dependienta estaba distraída. Tras conseguir guardarse todo lo que le interesaba, la delincuente salió corriendo del establecimiento y se subió a un coche gris.

Al parecer, las pérdidas ascienden a 1.500 euros, entre perfumes y alguna que otra prenda de la colección. Una suma algo ridícula si se compara con los 9 millones en joyas del anterior robo. Pese al suceso, la familia no ha querido dar importancia al delito para evitar que la prensa vuelva a centrarse en Kim.

El delito sucedió tan solo unas horas después de que la Policía arrestase a 17 personas por el asalto en la capital francesa, incluyendo al conductor de la limusina de la celebridad. El ADN encontrado en la residencia fue la prueba clave para llevar a cabo las detenciones de las personas supuestamente implicadas en la comisión.

ABC

Comments