En las red carpets, las celebrities muestran los looks más elogiados y también, los más criticados. Porque, muchas veces, ni un presupuesto más generoso, el consejo de un asesor de imagen del momento o el acceso a una firmas reconocida en la moda evitan las elecciones más desacertadas.

 

Premios Tato: looks con texturas vinílicas, transparencias y bordados

Las peor vestidas de 2017, el ránking de Entremujeres

Felicity Jones, con un diseño de Dior, en los Oscars.

Las lista de quienes integran este grupo es siempre abultada y variada. Hay quienes jamás se salvan de las críticas de los estilistas y otras que cada tanto cometen algún desliz (a quien no le ha pasado, ¿no?).

Es cierto que no debe ser fácil destacarse, sin caer en excesos, en vestidos demasiado armados o que traspasan los límites de lo excéntrico. Nuestra selección es una clara muestra de ello.

La entrega de los Oscar es una buena fuente de ejemplos. En 2017, esto se vio en el diseño que eligió Dakota Johnson. La actriz y modelo llegó con un conjunto de dos piezas de Gucci, en satén dorado, con cuello alto y un colgante con brillos. Los puntos desacertados: las mangas globo y el modelo excesivamente cerrado.

Las peor vestidas de 2017, el ránking de Entremujeres

A puro plateado, el diseño de Carolina Herrera que eligió Sarah Paulson para la entrega de los Emmy.

 

La alfombra roja de los Oscar de la moda 2017

Vestida en la misma gama, Leslie Mann también quedó en esta lista. Con un vestido strapless y la pollera acampanada, con varias capas, que remitía a los 80. El amarillo, además, quedó deslucido con el tono de su piel.

La actriz Felicity Jones, por su parte, eligió para este día un vestido de Dior, con pollera de gasa por encima de los tobillos y la pechera drapeada, en un gris muy tenue, que no la favoreció demasiado. El pelo semi recogido, otro detalle que tiró abajo su puntaje.

Las peor vestidas de 2017, el ránking de Entremujeres

Reese Witherspoon, con un diseño de Stella McCartney, en la ceremonia de los Grammy.

 

La fiesta de Vanity Fair: el momento de la moda más jugada

Los Golden Globe, los premios de la asociación de la prensa extranjera de Hollywood, también brindó candidatas. Sarah Jessica Parker fue una de ellas. Siempre destacada por su buen gusto y los detalles de diseño, esta vez usó un vestido blanco demasiado armado y con mangas abuchonadas, de la famosa Vera Wang. El maquillaje y el pelo recogido, balancearon el desacierto. Felicity Jones tampoco faltó en este grupo. El diseño elegido -de Gucci, con falda acampanada, en rosa y bordados en negro- le dieron una impronta demasiado naif.

El abuso de un color también puede llevar al resbalón. Es el ejemplo de Sarah Paulson, que en los premios Emmy usó un vestido íntegramente de pailletes en plateado. El plus en contra fueron las mangas acampanadas. Para esa misma noche, la conductora de la televisión italiana Giuliana Rancic optó por un vestido negro con la falda demasiado armada, un ítem ya pasado de moda y que suele repetirse en los looks más criticados.

Las peor vestidas de 2017, el ránking de Entremujeres

Leslie Man, con diseño de Zac Posen, en los Oscars.

¿La elegida -aunque no positivamente- de los Grammy? Reese Witherspoon, con un vestido de Stella McCartney tipo smoking que no le sentaba nada bien ni armonizaba la imagen de su silueta.

Las fotos son gentileza y fueron seleccionadas por el programa “Fashion Police” de E!.

CLARÍN

Comments

Dejar una respuesta