El desvelo, más una temperatura de 33 grados centígrados son una combinación que puede afectar de manera impredecible a  los usuarios del transporte público de la capital zuliana. Unos reaccionan con violencia con tal de irse en la unidad, otros prefieren ir “de bandera”, a todo riesgo, mientras que otros caminan o simplemente regresan a sus casas.

Lo cierto es que algunos trabajadores del volante aprovechan la falta de unidades para “hacer su agosto” con los marabinos, pues pretenden cobrar entre 10 mil y 15 mil bolívares desde el casco central al norte, sur y este de la ciudad, mientras si va para el oeste pueden cobrar hasta 20 mil bolívares.

Desde las 6.00 de la mañana se ven colas en paradas de líneas que están en vías de extinción o que ya dejaron de circular, como es el caso de San Jacinto, Veritas y Belloso, respectivamente. La falta de unidades alarga la distancia que abarcan las filas y causa estragos en la paciencia de los que están allí parados.

A las 11.00 de la mañana Ana Portillo, usuaria de 18 de Octubre, aseguró a La Verdad que pasó una hora y 10 minutos a la espera de un carro que la llevara a su destino. “Esto es inaudito, cómo es posible que yo tenga tanto tiempo aquí y debajo de este sol. Señor, yo sufro de la tensión”.

El promedio de espera en las paradas del casco central y La Curva de Molina se extiende cada vez más. Para el año pasado el tiempo oscilaba entre los 30 y 45 minutos, mientras que ahora se extendió de 45 a hora y media, lo que ocasiona que los usuarios la tomen unos contra otros al ver la presencia de alguna unidad.

Un ejemplo de esto se presencia en la línea de Veritas. Solo ayer el promedio de llegada de un por puesto era de una hora y solo trabajaron cuatro carros en todo el día, para una línea que moviliza entre mil y mil 200 pasajeros diarios.

Billete zombi 

El 11 diciembre de 2016 el billete de 100 bolívares debía salir de circulación. Desde ese momento hasta la fecha la moneda recibió al menos 11 prórrogas que confirma su vigencia, sin embargo, los choferes no los aceptan.

Los conductores argumentan que las personas pagan con ellos, pero luego no los reciben como vuelto. Otra razón es que en Las Pulgas, el mercado de preferencia y de cercanía para los choferes, tampoco los reciben.

¿Paro? 

“El transporte público está en la más baja operatividad registrada en los últimos días. Solo se encuentra circulando un 4 por ciento de toda la flota, y en muy malas condiciones”, dijo Rubén Esis, representante del Directorio Único de Transporte del Estado Zulia (Dutrez).

El gremialista destacó que la “gran mayoría” de las unidades está parada por cauchos y lubricantes, siendo este último el problema más crítico, dado el alto consumo que el sector transporte tiene de este recurso.

“La pérdida diaria de las unidades es preocupante. En pocos días la ciudad no tendrá transporte público tradicional. Prestarán servicio vehículos no alineados ni aptos para el servicio, que cobrarán al usuario muy por encima de la tarifa establecida”, indicó el representante de los transportistas, quien aseguró que la congelación de tarifas asfixia a los choferes.

Esis hizo un llamado al Gobierno nacional para desarrollar de manera urgente programas que oxigenen al sector, de lo contrario el servicio desaparecerá en los próximos días.

Liliana Rodríguez, presidenta de Dutrez, anunció que el gobernador Omar Prieto orientó sus acciones a cubrir las necesidades de los profesionales del volante de toda la región en diversas áreas

Explicó que el primer mandatario regional propuso rehabilitar, en una primera fase, un total de 10 carritos por puesto en los talleres de la Gobernación del Zulia, y evaluará aquellas unidades que ameriten sustitución.

LA VERDAD

Comments

Dejar una respuesta