(FILES) This file photo taken on November 19, 2017 shows members of the "Omar Gomez" Western War Front of the National Liberation Army (ELN) guerrilla lining up in their camp on the banks of the San Juan River, Choco department, Colombia. After four failed attempts of peace processes and the current one at risk, since in January 11, 2018 the peace talks with the rebel group were suspended, it seems getting the ELN, the last rebel group in Colombia, to silence the rifles became quite a challenge. Both the ELN and the government have accused each other of breaches since the truce began on October 1, 2017. / AFP PHOTO / LUIS ROBAYOLUIS ROBAYO/AFP/Getty Images

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, confirmó este lunes que decidió retomar los diálogos de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que fueron suspendidos el 10 de enero, tras una oleada de atentados perpetrada por el grupo armado.

“Pensando en la vida, en salvar vidas, en lograr una paz completa para Colombia, he decidido retomar los diálogos de paz con el ELN”, dijo Santos en una declaración en la Casa de Nariño.

El mandatario explicó que para esta decisión ha sido determinante la tregua que dio la guerrilla durante las elecciones que se celebraron este domingo, por lo que dio instrucciones al jefe del equipo negociador, Gustavo Bell, para que viaje a Quito y reactive la mesa de diálogo.

Aseguró que desde que terminó el 9 de febrero un cese el fuego bilateral de 100 días fueron demasiados los muertos de lado y lado, lo que cree que es necesario parar.

“Y esto sólo se logra hablando para que los argumentos de la fuerza se cambien por la fuerza de los argumentos”, sostuvo.

ELN anunció la decisión oficial en un comunicado difundido en su revista “Insurrección” en el que el grupo dijo que acudirán al llamado del presidente Santos para reiniciar las conversaciones.

Para Santos, la alternativa a la negociación es que las partes sigan “matándose y enfrentándose por muchos años o décadas más”, algo a lo que cree que Colombia no tiene por qué resignarse.

Como parte de los diálogos, las partes buscarán un nuevo acuerdo de cese al fuego amplio y verificable que evite más muertes mientras están sentados a la mesa de negociación.

“El diálogo no es sinónimo de debilidad, todo lo contrario, es un acto de responsabilidad, de valor. Es una acción de compromiso con el presente pero sobre todo con el futuro de los colombianos”, concluyó el presidente, quien dio la declaración acompañado de Bell y del alto comisionado de paz, Rodrigo Rivera.

Santos no precisó cuándo viajará la delegación de paz del gobierno, pero se espera que sea esta misma semana.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta