Angela Merkel suele coger el toro por los cuernos y su equipo está ya pidiendo una cita con la Casa Blanca para ir a entrevistarse cuando antes, cara a cara, con Donald Trump. En una entrevista concedida al diario alemán Bild Zeitung, el inminente presidente de EE.UU. ha acusado a la canciller alemana de haber cometido «errores catastróficos» y ha vaticinado «la desaparición de la UE».

Merkel ha leído la entrevista «con mucho interés», según su portavoz de gobierno Stefen Seibert, y ha dado orden de programar una reunión con él de inmediato. Según fuentes cercanas a la Cancillería, «no se trata de un eso no me lo dices a la cara», sino más bien el equipo de gobierno de Berlín se prepara para «ayudar a Trump a definir conceptos».

El gobierno de Alemania no ha ocultado en ningún momento que la elección de Trump ha contrariado a Berlín. Merkel, apenas habían cerrado las urnas estadounidenses, ya le recordó que «en un marco de respeto a los derechos humanos sin importar la procedencia, religión o raza de las personas», las relaciones seguirían siendo estrechas. Más recientemente, el ministro de Exteriores y a punto de ser nombrado presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, dijo sobre la primera rueda de prensa de Trump tras la votación que se había quedado «perplejo», que no podría decir cómo deben ser interpretadas exactamente sus palabras y que no podía imaginarse «que esos trinos sean algo permanente».

Pero todo indica que el tiempo de las palabras ha terminado y que ha llegado el momento de entrar en acción. Merkel, en calidad de presidenta por turno del G20, quiere verse las caras con él cuanto antes y su oficina prepara una visita a Washington en primavera.

Intensificar la relación

Hasta ahora solo han hablado una vez, por teléfono, pero la intención de Berlín es intensificar esa relación cuanto sea posible. Además del primer encuentro personal en época de deshielo, está previsto que se vean en las cumbres del G7 de Italia y en la de julio del G20 en Hamburgo. El objetivo es encontrar puntos de común interés. El presidente del prestigioso Instituto

Ifo de Múnich, Clemens Fuest, uno de los Cinco Sabios que asesoran a Merkel, define ese objetivo como «buscar el diálogo con Trump para influir positivamente en el desarrollo de sus planes de política económica». «Trump tiene metas claras: más puestos de trabajo en la industria en Estados Unidos, menos importaciones y mayor contribución de los europeos a la OTAN», resume Fuest, «sin embargo, no tiene un concepto contundente para lograr estos objetivos y podemos ayudarle a encontrarlos».

ABC

Comments

12 COMENTARIOS

Dejar una respuesta