El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva aseguró hoy que aunque sea condenado el próximo 24 de enero, cuando está previsto el juicio en segunda instancia por corrupción, su “tranquilidad va a continuar”.

“Estoy tranquilo y mi tranquilidad va a hacer un infierno sus vida”, señaló el exmandatario (2003-2011) durante un acto con intelectuales y artistas en Sao Paulo, informó Efe.

Lula, de 72 años, reiteró su inocencia y afirmó que si el Tribunal Regional de la 4ª Región (TRF4) comprueba que cometió “algún crimen” pedirá “disculpas” a la militancia.

El tribunal de segunda instancia tendrá que decidir la próxima semana si ratifica o no la condena a nueve años y medio de prisión que recibió por corrupción pasiva y lavado de dinero en un caso relacionado con la trama destapada en la petrolera estatal Petrobras.

“Nunca los pondría en esta lucha si estuviera escondiendo alguna cosa”, sostuvo el exjefe de Estado, dirigiéndose a sus simpatizantes.

Durante el acto, Lula, quien lidera todas las encuestas de intención de voto de cara a las elecciones del próximo octubre, le pidió a la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, que el partido le nombre candidato, independientemente de la sentencia del TRF4.

“Si el partido acepta el desafío de tenerme como candidato, van a tener un candidato lleno de energía y de fuerza para luchar mucho por este país”, agregó el expresidente.

En caso de ser condenado en segunda instancia, la eventual candidatura de Lula podría quedar inhabilitada, aunque la última palabra está en manos del Tribunal Electoral.

La legislación brasileña, además, establece que un condenado en segunda instancia no tiene derecho a la libertad condicional, por lo que Lula puede ser objeto de una orden de encarcelamiento cuando no cuente con más recursos judiciales para intentar revertir la posible condena por parte del tribunal.

“Yo pienso que quien roba tiene que ir a la cárcel y ellos (los magistrados) saben que yo pienso así y saben que las mentiras tienen las piernas cortas”, agregó Lula.

Lula tiene siete causas abiertas en la Justicia, la mayoría relacionadas con el caso Petrobras, lidera las encuestas y es, por ahora, el único aspirante con posibilidades con el que cuenta el PT.

Una encuesta elaborada por la firma Datafolha otorgó el mes pasado a Lula el 34 % de las preferencias en la primera vuelta y una victoria aplastante, con alrededor del 50 % de los sufragios, en la segunda vuelta contra cualquiera de los posibles adversarios.

300 PERIODISTAS EN EL JUICIO

Unos 300 periodistas se acreditaron para cubrir el juicio en segunda instancia al que será sometido el próximo miércoles el expresidente brasileño Luiz Inácio da Silva, condenado a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, informaron hoy fuentes oficiales, reseñó Efe.

En total, 250 representantes de medios brasileños de comunicación y 43 corresponsales extranjeros podrán seguir el juicio desde las áreas destinadas a la cobertura periodística, informó en un comunicado el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) con sede en la ciudad de Porto Alegre.

Entre los corresponsales extranjeros figuran periodistas de medios de comunicación de Argentina, España, Reino Unido, Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Francia, Dinamarca y Catar, según un comunicado de la asesoría de prensa del tribunal.

La octava sala del TRF4 juzgará el día 24 si mantiene o revoca la condena que le fue impuesta al exmandatario en primera instancia en una causa relacionada con la trama de corrupción destapada en la estatal Petrobras.

La legislación brasileña, además, establece que un condenado en segunda instancia no tiene derecho a la libertad condicional, por lo que Lula puede ser objeto de una orden de encarcelamiento cuando no cuente con más recursos judiciales para intentar revertir la posible condena por parte del tribunal.

El expresidente no ha confirmado todavía su presencia en la sala, dado que el juez aclaró que no le interpelará y que no está obligado a comparecer, pero el juicio traerá a cientos de militantes convocados por partidos de izquierda, movimientos sociales y sindicatos para respaldarle.

El Partido de los Trabajadores (PT), liderado por Lula y con el que gobernó entre 2003 y 2010, ha manifestado su intención de mantener la candidatura del exdirigente sindical incluso aunque su condena sea reafirmada.

El mayor partido de izquierda del país considera que sólo el tribunal electoral, al que presentará recurso, puede inhabilitar a Lula.

Según el tribunal, de los 293 periodistas habilitados para la cobertura, 100 podrán seguir el juicio desde una pantalla que será instalada en una sala destinada a la prensa en el propio tribunal y los otros tendrán que hacerlo por internet desde otras oficinas de prensa.

Otra parte de los periodistas tendrá derecho a cubrir las manifestaciones que están previstas al frente de la sede judicial.

El tribunal informó que el juicio será transmitido online por internet y que los medios de comunicación tendrán a su disposición equipos para transmitir la audiencia en directo por sus propios canales.

Las imágenes del juicio serán generadas por cuatro cámaras en alta definición instaladas en la sala en la que los magistrados de la octava sala realizarán la audiencia.

EL UNIVERSAL 

Comments

Dejar una respuesta