“Voy a enseñarte cómo se besa”, fue la frase que utilizó un hombre para convencer a una niña de 11 años acompañarlo hasta su casa. Tuvieron sexo en la escalera apenas entraron.

Una vez que terminaron, la niña regresó a su casa y les contó a sus padres lo que había ocurrido. Ellos reaccionaron e hicieron la denuncia policial, que “un hombre había violado a su hija”, reseñó el portal web de Infobae.

Cinco meses después de aquel hecho, los fiscales a cargo de la causa desistieron de la acusación contra el hombre. Dijeron que no había evidencias de que hubiera sido violento o la hubiera amenazado de alguna manera.

Eso significaría que hubo consentimiento y que, en los términos de la ley francesa, no pudo haber violación. Así que de todas maneras iría a juicio por abuso de menores, cargo que solo se paga con cinco años de cárcel.

La abogada afirmó que nunca podría haber un consentimiento real de una niña de 11 años para tener sexo con un adulto. “Someterse no significa consentir”, agregó.

La legislación francesa sostiene que solo se puede considerar violación a un acto sexual cuando hay violencia o coerción. Si bien establece que la edad de consentimiento es 15 años, el punto en el que se diferencia de otros países europeos es que tener relaciones con alguien menor no se considera automáticamente violación.

CARAOTADIGITAL

Comments

Dejar una respuesta