El ex presidente brasileño reiteró que está dispuesto a hacer oposición a Jair Bolsonaro, quien elogió la decisión de anular la cautelar que podría liberarlo.

La puerta de la celda en que Lula está recluido desde abril estuvo cerca de abrirse el miércoles cuando el magistrado Marco Aurelio Mello, dictó una cautelar que ordenaba excarcelar a los presos con condena en segunda instancia, como es su caso. Sin embargo, la decisión fue anulada.

El ex presidente brasileño, preso por corrupción, afirmó en un mensaje publicado en sus redes sociales que no se considera un preso, sino un “rehén”.

“Yo no estoy preso, yo soy un rehén. Quien no entiende eso todavía no entiende lo que está pasando conmigo”, aseguró Lula, a través de un recado que fue publicado por su asesoría en Twitter justo un día después del intento frustrado de dejar la cárcel.

Leer más en: EN 

Comments

Dejar una respuesta