Fotografía Archivo

El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, informó además a través de Twitter de que se han registrado 1.033 personas hospitalizadas y situó el número de desplazados en 270.168.

Los equipos de búsqueda y rescate seguían con sus trabajos para localizar víctimas o supervivientes bajo los escombros de las miles de casas derruidas cuando un nuevo terremoto de magnitud 5,9 volvió a sacudir la isla y sembrar el pánico entre los vecinos.

El nuevo temblor afectó a los edificios que ya registraban daños, mientras la gente salía despavorida hacia las calles, según Sutopo.

Otros paraban la bicicleta, la moto o el vehículo en medio de la calle y buscaban un lugar en el que sentirse seguros.

El Servicio Geológico de Estados Unidos, que registra la actividad sísmica en todo el mundo, situó el hipocentro del terremoto de 5,9 a 10 kilómetros de profundidad en la tierra y a 23 kilómetros al nornoreste de Mataram, capital provincial.

Los sismólogos indonesios le otorgaron una magnitud de 6,2 y ampliaron la profundidad a 12 kilómetros.

Lombok, vecina de la turística Bali, ha sufrido más de 350 réplicas desde el terremoto de 6,9 grados que sacudió la región el domingo pasado y que llevó a que miles de turistas extranjeros buscaran una salida de la isla.

Un sismo de 6,4 grados golpeó Lombok el 29 de julio pasado y dejó 16 muertos, 355 heridos y 1.500 edificios dañados.

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.

Fuente: El Estimulo

Comments

Dejar una respuesta