El huracán Nate tocó tierra en la desembocadura del rio Mississippi en el sureste del estado de Luisiana, anunció este sábado el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

El ciclón comporta rachas de viento de 140 kilómetros por hora y se desplaza en dirección al norte a 31 kilómetros por hora.

Nate causó extensas inundaciones en decenas de muertos en Centroamérica, luego de una serie de mortíferos ciclones que azotaron las islas del Caribe, México y el sureste de Estados Unidos, en una temporada de huracanes inusualmente frecuentes.

Este huracán de categoría 1 toca tierra tras dejar al menos 30 muertos en su paso por América Central.

Los principales puertos del Golfo de México fueron cerrados mientras Nate se intensificaba, con un embate que se espera genere una subida del nivel del agua de hasta 3,74 metros en la desembocadura del río Mississippi .

La Guardia Costera de Estados Unidos ordenó los cierres en Nueva Orleans; Gulfport y Pascagoula, Misisipi; Mobile, Alabama, y Pensacola y Panama City, Florida.

Ante la llegada de Nate, Nueva Orleans, la ciudad más grande de Luisiana, evacuó a algunos habitantes de áreas situadas fuera de su sistema de esclusas.

Los vientos podrían provocar importantes cortes de energía en Nueva Orleans y el nivel del agua podría subir entre 1,8 y 2,7 metros, señaló el alcalde Mitch Landrieu. “Hemos pasado por esto muchas, muchas veces. No es necesario entrar en pánico”, afirmó en una conferencia de prensa en la que recordó al poderoso huracán Katrina, que provocó graves inundaciones en la ciudad y acabó con la vida de cientos de personas en agosto de 2005.

Como tormenta tropical, Nate arrasó en Centroamérica con carreteras y pueblos, desbordó ríos y derribó árboles, dejando a su paso al menos 30 muertos en Nicaragua, Costa Rica, Honduras y El Salvador, según autoridades de protección civil.

En Centroamérica también calculan una treintena de desaparecidos en la región. En Costa Rica y en Nicaragua hay unos 25.000 damnificados por las inundaciones y varias zonas de ambos países permanecen incomunicadas por vía terrestre debido a los aludes.

Nate provocó lluvias y oleaje alto el viernes sobre la península mexicana de Yucatán, que alberga a centros turísticos como Cancún y Playa del Carmen, sin reportes inmediatos de daños de importancia.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta