Foto: El Comercio Perú

El hallazgo se produjo en los primeros días del pasado mes de mayo pero fueron presentados a los medios este jueves. Alrededor de los cuerpos de los infantes se encontraron restos óseos de 30 llamas que no según estudios no llegaban a un año de edad.

El arqueólogo peruano Gabriel Prieto Burmester, director del Programa Arqueológico Huanchaco, dijo al portal web El Comercio que este hallazgo permite reafirmar la teoría de que Huanchaco fue “un lugar de sacrificios humanos sin precedentes en la historia del mundo”. “No hay otro lugar en el planeta donde haya tantos entierros de esta naturaleza”, expresó.

El arqueólogo recordó que hace algunos meses también encontraron restos óseos de más de 140 niños y 200 llamas jóvenes en la zona Las Llamas, en Huanchaquito, a pocos kilómetros de donde fueron hallados estos nuevos 56 esqueletos.

Foto: El Comercio Perú

Según dijo Prieto, considera que el hallazgo tiene relación con un ritual propio de un “mega Niño” . “Se cree que fue un enorme sacrificio humano para frenar los efectos negativos del fenómeno de El Niño, pues además se han encontrado sedimentos de las lluvias que hubo en esos tiempos”.

El antropólogo físico John Verano, de la Tulane University, detalló que los especialistas en sacrificios de la época cortaron el esternón de los niños posiblemente para retirarles el corazón. Asimismo, dijo que cuerpos se encontraban envueltos en fardos.

“La evidencia indica que son sacrificios”, enfatizó Verano, quien dijo que hasta el momento no se ha determinado el sexo de los sepultados ni la clase social a que pertenecieron en la cultura Chimú.

“No hay evidencias de niños enfermos, pero sí que gozaron de buena salud, lo que hace suponer que fueron de clase media o alta. No obstante, tampoco se encontraron artefactos, ofrendas o collares que indiquen diferenciación social”, declaró.

 

 

Foto: El Comercio

Fuente: Caraota Digital

Comments

Dejar una respuesta