Un joven afgano de 17 años ha herido de gravedad con un hacha y un cuchillo a cuatro pasajeros de un tren alemán la noche de este lunes antes de ser abatido por la Policía, en lo que las autoridades califican de probable “atentado islamista”.

El autodenomidado Estado Islámico (IS) ha asegurado este martes que el atacante era uno de sus soldados, según informa Amaq. La agencia, que ha citado a una fuente de seguridad, ha agregado que el joven “ejecutó su operación en respuesta a los llamamientos de atacar a los países de la coalición que combate contra el IS”.

La autoría no está confirmada aún por el Gobierno alemán, pero el ministro de Interior bávaro, Joachim Herrmann, ha confirmado que se ha encontrado una bandera de la organización terrorista en la casa del joven.

La agresión se ha producido a las 21.15, hora local, en un tren regional que circulaba entre las ciudades de Treuchlingen y Wurzburgo, sur de Alemania, con unas 30 personas a bordo.”Poco antes de llegar a Wurzburgo, el hombre agredió a unos pasajeros con un hacha y un cuchillo”, ha declarado una portavoz de la policía local.

Por su parte, el ministro de Interior bávaro ha señalado este martes que dos de los cuatro heridos están en estado crítico y que varias de las víctimas del ataque pertenecen a una familia de origen chino.

Un vecino que consiguió entrar en el tren describió una “escena de carnicería” en el interior, según medios alemanes, con rastros de sangre y apósitos que dejaron los equipos de primeros auxilios tras atender a las víctimas.

Según el ministro, una unidad especial de intervención de la policía alemana (SEK), que lo perseguía, le disparó cuando el joven intentó enfrentarse con los agentes con sus armas blancas. Dicha unidad se encontraba por azar en la ciudad, cumpliendo otra misión, y pudo intervenir rápidamente cuando se dio la alerta.

Preguntado por una posible motivación islamista tras el ataque, el responsable de Interior señaló que un testimonio indicaba que el joven gritó “Allahu Akbar” (Alá es grande) en el vagón, pero precisó que tenía que ser todavía verificado en detalle.

El autor de la agresión es un joven “afgano de 17 años”, solicitante de asilo, que llegó a Alemania solo, sin familia, precisó Hermann. Residía en la localidad de Ochsenfurt, vecina del lugar donde se produjeron los hechos, y había sido acogido por una familia como menor de edad, indicó a la televisión pública ARD.

“Resulta bastante probable que se trate de un atentado islamista”, ha declarado un portavoz del Ministerio de Interior bávaro.

La explicación al atentado es similar a la que ofrecieron las autoridades germanas en mayo pasado, cuando un desequilibrado de 27 años cometió una agresión similar con un cuchillo, también en un tren regional del sur del país. El suceso se saldó con un muerto y tres heridos.

Entonces, la policía también apuntó en un primer momento al islamismo como motivación porque el agresor también gritó “Alá es grande”, antes de rectificar cuando resultó que el hombre sufría trastornos psiquiátricos.

Si en este nuevo ataque se confirma la combinación de motivaciones yihadista-demandante de asilo, es probable que se reavive el debate sobre la política de apertura generosa de la canciller Angela Merkel hacia los refugiados desde la extrema derecha alemana. Hasta la fecha, las estadísticas del Ministerio del Interior no muestran correlación entre la afluencia de solicitantes de asilo y el aumento de la delincuencia o de la amenaza terrorista.

Lea el artículo completo en EL MUNDO

Comments

Dejar una respuesta