Una estampa de la Virgen de Regla, los carnés de identidad de dos hermanos y un cadáver momificado de un cubano amarrado junto a los restos de una balsa son las únicas pistas que quedaron de seis hombres que escaparon de la isla de la Juventud hacia Centroamérica el verano pasado buscando llegar a Estados Unidos.

Desaparecidos durante seis meses, el hallazgo de los restos de un hombre en las playas de Corpus Christi en el otoño conmocionó a sus familiares que se encuentran en la isla sin noticias de los suyos. La mayoría son humildes pescadores de la isla de la Juventud, un municipio insular cubano.

A principios de octubre un barco camaronero de Port Aransas informó a la Guardia Costera de Estados Unidos que había encontrado una balsa con un cuerpo, según reportó Entravisión, un canal de televisión local.

Las autoridades pudieron confirmar que se trataba de un varón en estado avanzado de descomposición. En los bolsillos de la víctima hallaron los carnés de identidad de Juan Antonio Pupo Pupo y Amauris Pupo Pupo, junto a una estampa de la Virgen de Regla.

Heraldo Peña, investigador forense del Condado de Nueces, en Texas. explicó vía telefónica que, debido al estado del cadáver, no fue posible identificar a la víctima, pero se guardaron muestras de ADN para cotejarlas con los familiares que pudieran manifestarse más adelante.

“Pudimos ver que se trataba de un hombre y determinamos que falleció por la falta de comida y agua”, aseguró Peña, quien además añadió que por el efecto del salitre los restos se encontraban momificados.

“No fue posible concluir si el cadáver corresponde a alguna de las identificaciones que portaba”, dice.

Un funcionario relacionado con el caso, que no quiso ser identificado, dijo que desde que se conocieron las primeras pistas sobre el posible origen cubano del fallecido, las autoridades intentaron ponerse en contacto con la familia Pupo Pupo en Cuba para realizar el cotejo de muestras, pero la embajada cubana en Washington no facilitó la comunicación.

“No está permitido hablar del papel del Consulado cubano en la investigación porque ahora queremos tener mejores relaciones con Cuba”, dijo el oficial, quien agregó que se hizo todo lo posible antes de darle sepultura al cuerpo en un cementerio para indigentes.

Lea más en EL NUEVO HERALD

Comments

Dejar una respuesta