Udin Ahok, un indonesio de 46 años de edad, tuvo que hacer una elección terrible luego del reciente tsunami: salvar a su mujer o a su madre y su bebé. Hacía poco que Udin Ahok se había dormido cuando de repente un muro de agua echó abajo las paredes de su casa en Way Muli, una aldea costera de la isla de Sumatra.

Era un tsunami provocado por la erupción de un volcán. Se abatió sobre la costa del Estrecho de la Sonda que separa las islas de Sumatra y de Java causando más de 400 muertos. En medio del pánico, Udin Ahok se fue al lugar donde dormía su madre de 70 años de edad y su hijo de un año. De pronto vio que su esposa estaba a punto de ahogarse. Logró atraparla y ponerla a salvo, pero no pudo rescatar a su madre ni al bebé.

Leer más en: VAD 

Comments

Dejar una respuesta